NOESSO amplía su trabajo en favor de la inclusión de jóvenes con problemas con un proyecto para la inserción sociolaboral de +18, promovido por el Sistema de Protección de Menores

NOESSO ha atendido a más de 20.000 personas en riesgo de exclusión para lograr su inserción socio-laboral, integración de jóvenes, o atención a las adicciones a través de sus programas

Almería, 26 de febrero de 2020. La autonomía: Tarea y Conquista. La Asociación NOESSO ha participado junto a otras organizaciones en un proceso de licitación pública en el que ha presentado un proyecto denominado “La autonomía: Tarea y Conquista”, que, finalmente, ha resultado elegido para desarrollar la tarea de inserción sociolaboral de menores del Sistema de Protección en los próximos cuatro años.

“La situación actual  en la que nos encontramos es clara existen jóvenes, extutelados y extuteladas, que carecen de recursos propios, personales, materiales y sociales, para poder desarrollar una vida de manera autónoma y en condiciones dignas”, así lo declara Juan Sánchez, Director de NOESSO. A los 18 años, muchos jóvenes acogidos por el Sistema de Protección se ven obligados a abandonar el centro en el que han residido. Ante esta situación se hace evidente la dificultad que puede suponer la emancipación, ya que en muchos casos necesitan aún apoyo y acompañamiento hasta completas sus posibilidades de vida autónoma.

Con este propósito NOESSO desarrolla el Programa de Mayoría de Edad para jóvenes que son o han sido tutelados y tuteladas (P+18), el cual parte de las necesidades individuales detectadas en este grupo de personas, que al cumplir la mayoría de edad y ser personas consideradas por la legislación vigente como sujetos que ya han alcanzado la madurez y, por tanto, con plena capacidad para vivir de forma autónoma. NOESSO trabaja para permitirles enfrentarse a su nueva situación de autonomía e independencia con unas mínimas garantías para su plena integración sociolaboral.

El riesgo de la protección total a la intemperie

Como ocurre con el resto de jóvenes, estamos ante chicos y chicas que, al menos materialmente han contado con todo lo necesario para vivir, pero que de la noche a la mañana, por el mero hecho de cumplir 18 años, se verían abocados a verse en la calle, sin tener de qué y donde vivir, de no ser  por iniciativas como esta.

Para estas personas, el paso de la institucionalización a la vida autónoma es mucho más compleja porque no han contado con un hogar, en muchas ocasiones han tenido que transitar por varios centros de acogida y no tuvieron unos referentes estables. No han contado con los afectos y vínculos que tanto influyen en los procesos de maduración y el crecimiento personal. Además, aunque sean mayores de edad, no disponen de soportes materiales, especialmente un medio económico del que vivir y un lugar en el que asentar su vida, imprescindibles para este cambio de estatus y de modo de vida.

Algo más que un techo y comida

Por ello, este Programa P+18 pondrá a disposición de 12 jóvenes una vivienda para jóvenes que han sido tutelados, con el objetivo de acompañarles en el proceso de adquisición de competencias para la emancipación. Mediante el programa se promueve la integración de estos jóvenes desde una perspectiva integral, con cuatro pilares fundamentales:

– La maduración y el desarrollo personal y social

– La orientación vocacional y la formación para el empleo

– Consecución de recursos básicos, especialmente la vivienda.

– Acceso al empleo. Para ello se promueve la Formación Ocupacional e Inserción laboral para jóvenes que han sido tutelados o tuteladas por la Junta de Andalucía.

El Programa +18 se desarrolla a través de Entidades Colaboradoras, en virtud de Convenios de Colaboración con la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación. Con ello se pretende que el Programa se realice mediante una intervención de profesionales con experiencia en el área educativa y en la orientación sociolaboral que puedan facilitar a las personas jóvenes, entre otras habilidades, el acceso al trabajo. Para conseguir este finNOESSO cuenta con la colaboración de una amplia red de empresas que participan en la formación y contratación de jóvenes, disminuyendo así el riesgo de exclusión social de este colectivo.

El recurso no puede ser, en modo alguno, un fin en sí mismo, sino un medio “de alta intensidad”, para que, contando con los soportes materiales (vivienda, alimentación, cuidados higiénico-sanitaros, vestido…) formativos y de orientación, y asesoramiento e intermediación laboral, puedan lograr con éxito ese salto a la libertad y la vida autónoma.

La experiencia de tres décadas acompañando procesos de crecimiento personal de menores con problemas, apoyando a personas con adicciones en su tránsito para superarlas, y ejecutandoitinerarios de inserción a personas en riesgo de exclusión, facilitarán los nuevos retos a los que haremos frente desde este nuevo proyecto, al tiempo que, los diferentes equipos profesionales, especialmente aquellos vinculados al Área de Inserción Sociolaboral, trabajarán para que cada persona encuentre el lugar, la formación, y los apoyos necesarios para diseñar y desplegar su propio plan de inserción socio-laboral