Entradas

,

INVISIBLES, SUFRIENDO EN SILENCIO

La Red de Atención a las Adicciones, UNAD y ENLACE, de las que NOESSO forma parte, quiere sumarse a las iniciativas que se llevan a cabo con motivo del 8 de marzo; en especial desea llamar la atención sobre la situación de las mujeres con problemas de adicciones, que sufren diversas violencias de género: en la pareja, sexual, institucional y social. Su existencia es invisible para la sociedad.

Para la red de UNAD y ENLACE es fundamental el trabajo que vienen realizando con mujeres ya que ellas viven una realidad marcada por la discriminación y el maltrato.

Las mujeres con problemas de adicciones no cuentan con los programas, ni los recursos, ni la atención, para poder salir de las situaciones vitales que cronifican sus adicciones. Cabe destacar que solo 1 de cada 4 se acercan a la red para pedir ayuda. Además, muchos de los problemas de adicción de las mujeres permanecen invisibilizados a causa de la penalización social que reciben.

Por este motivo, la red de entidades que agrupan a UNAD y ENLACE trabajan actualmente en distintas iniciativas destinadas a dar visibilidad a las mujeres con problemas de adicciones entre las que cabe destacar: las III jornadas sobre adicciones y género, los proyectos de formación y asesoría a entidades para la incorporación de la perspectiva de género en sus programas de intervención con mujeres, y los proyectos de investigación, como el dedicado a la problemática de la adicción al juego online, desde perspectiva de género.

Gracias al convenio entre la red UNAD y la Federación de Mujeres Progresistas se han implantado planes de igualdad, tanto en la propia organización como en diferentes territorios de la red. UNAD, participa en los grupos de trabajo sobre género: EAPN, ROSEP, el Consejo Español de Drogodependencias y Otras Adicciones. También se ha trasladado al Plan Nacional Sobre Drogas la necesidad de incorporar el género en todas las políticas estatales de drogas. Por su parte, la red a nivel territorial, a través de los diferentes tipos de servicios, desarrolla multitud de iniciativas encaminadas a mejorar la calidad de vida de las mujeres con problemas de adicciones.

Pero a pesar de los avances de los últimos años, UNAD y ENLACE debemos continuar reivindicando el vacío legal y la falta de atención que viven las mujeres con adicciones y que son víctimas de violencia de género. Y es que, salvo excepciones, los recursos no están diseñados para abordar esta realidad. La red de atención a las drogodependencias no aborda la violencia de género, y los espacios de atención a las víctimas de violencia de género no están pensados para mujeres con problemas de adicciones, siendo estos motivo de exclusión o expulsión.

Desde UNAD y ENLACE denunciamos la alta tolerancia de la sociedad en relación a la violencia sexual sobre una mujer especialmente si está bajo los efectos del alcohol, otras sustancias, o en el caso de que tenga una adicción. Porque un 8 de marzo más: las mujeres con problemas de adicción también tienen derecho a una vida libre de violencias de género.

Desde la Asociación NOESSO también queremos denunciar, así mismo, el hecho de que en tiempos en que los problemas de las adicciones afectan cada vez a mayor número de mujeres, el acceso a los recursos necesarios para abordarlas sigue siendo minoritario para ellas. Exigimos que desde las administraciones públicas se redoblen los esfuerzos para sacar de la invisibilidad a las mujeres con adicciones (legales como el alcohol o los fármacos, o ilegales). Al mismo tiempo, reclamamos la solidaridad de las familias para superar miedos y complejos y aceptar que se trata de personas con un problema de salud, que debe y puede tener cura. Por último, el tejido asociativo hemos de ser autocríticos y emplearnos a fondo para introducir cambios y remover obstáculos de manera que los recursos, públicos y privados, sean inclusivos y atiendan a personas con adicciones, y dejen de ser pensadas como servicios para hombres.

,

NOESSO RECOGE EL PREMIO ANDALUCÍA + SOCIAL

Un premio que reconoce casi tres décadas de trabajo haciendo frente a las adicciones, abordando trastornos de conducta de menores y gestionando la inserción laboral de las personas más vulnerables.

La gala de entrega del premio tuvo lugar el pasado 17 de Diciembre, en la “Casa de las Mariposas” con la presencia de autoridades, socios, voluntarios y profesionales de las diferentes entidades galardonadas.

El reconocimiento a NOESSO

El Premio Andalucía más Social a las buenas prácticas en el ámbito de las Adicciones, en su modalidad de buena práctica colectiva ha sido concedido a la Asociación NOESSO (No Estás Solo), por sus 28 años de trabajo en apoyo terapéutico y educativo a quienes sufren algún tipo de adicción, trastornos de conducta o situaciones de riesgo, ayudando a la superación de las consecuencias de la exclusión social de estas personas y promoviendo la normalización, la integración social y la inserción laboral. Y todo ello, siempre desde el respeto a la dignidad de la persona y la calidez en la atención.

Un trabajo en equipo

En sus palabras de agradecimiento a la Delegación de Igualdad, María Luisa Martín, presidenta de NOESSO, manifestó su satisfacción por el reconocimiento público del esfuerzo que venimos realizando el equipo de personas voluntarias, profesionales y socias que conforman nuestra entidad.

Casi tres décadas de trabajo al lado de las personas más vulnerables

Hace casi tres décadas, que un puñado de “quijotes”, sin otro equipaje que nuestra sensibilidad, prestamos oído a las personas afectadas por problemas de adicciones y nos pusimos, manos a la obra, para poner en marcha respuestas profesionales que ayudasen a prevenir y abordar terapéuticamente e los graves problemas de salud que acarrea tener una adicción.

Nuestra mejor recompensa ha sido haber visto levantarse y recuperar su libertad y dignidad a centenares de personas. No obstante, el reconocimiento de la sociedad en la que intervenimos, supone un respaldo que nos refuerza y da alas en una tarea, que ha de hacer frente cada día a retos muy complejos, donde la persona que atiendes atraviesa situaciones límite.

Las adicciones han de ser reconocidas como patología y ser atendidas por el sistema público

Las adicciones (con o sin sustancia) no pueden ser la patología olvidada del sistema sociosanitario. Las personas que sufren este tipo de problema de salud han de tener el reconocimiento de su situación y ser atendidas en dispositivos públicos o concertados. Todas, sin exclusión alguna.

La patología dual una preocupación que sigue esperando mejores respuestas

Particular preocupación merecen quienes presentan junto a su adicción otras patologías orgánicas y mentales. En estos casos el sufrimiento de estos pacientes y de sus familias se ve multiplicado exponencialmente, y las dificultades de tratamiento han de vencerse redoblando esfuerzos y mejorando los dispositivos de apoyo y tratamiento especializado.

Buena parte de las mujeres sufren sus adicciones ocultas y ocultadas

No quiero terminar sin resaltar la particular invisibilidad de las mujeres con problemas de adicciones. Aunque desgraciadamente el número de mujeres que tienen este tipo de problema cada vez se equipara más al de los hombres, sigue siendo totalmente minoritario el porcentaje de las mujeres que lo reconocen, y mucho menor el de las que piden atención en la red de servicios disponibles.

Queda, por tanto, pendiente el reconocimiento de la desigualdad de género, y nos lleva a denunciar el sufrimiento callado de las mismas, y la sospecha de que, no sólo muchas mujeres no reciben la atención que necesitan, sino que además recae sobre ellas el peso de una cultura machista que les recrimina y les culpabiliza, cuando no las excluye y las maltrata.

Gratitud por el reconocimiento institucional sí, pero junto a él medidas en favor de la atención a las personas

En definitiva, agradecemos sin duda todos los reconocimientos, pero el verdadero premio ha de traducirse en una mejora de la visibilidad de las personas que sufren adicciones, así como el compromiso firme para que se garantice el acceso universal y gratuito, de hombres y mujeres, a los tratamientos adecuados.

Junto a NOESSO fueron premiados

En relación a la categoría de Premios Andalucía más Social en Almería a las ‘Buenas prácticas en la atención a Personas con Discapacidad’, el galardón ha recaído en la Asociación de Niños con Discapacidad ANDA, por su dedicación al trabajo con niños y niñas con diversidad funcional de la provincia de Almería, en la promoción de su autonomía e independencia, a través de las actividades de dirigen, desde la integración y normalización de cualquier tipo de discapacidad.

En la categoría ‘Andaluna de Atención a la Infancia’, el premio es para José Martínez Ruiz, director del Centro de Acogida Inmediata de Menores Indalo, por sus 38 años de absoluta dedicación a los niños y niñas tuteladas de Almería, por su buen hacer y su contribución personal a la atención y cuidado de los menores atendidos en el sistema de protección.

Con respecto a los Premios Andalucía más Social a las buenas prácticas en la atención a las personas mayores, se ha reconocido en esta edición al Ayuntamiento de Fiñana, por haber servido de enlace intergeneracional entre las personas mayores y jóvenes de su municipio y por su contribución a la recuperación de la tradición del mundo rural y su lucha contra el despoblamiento de los pueblos de interior.

Por otra parte, el Premio a la buena práctica colectiva en la categoría de Comunidad Gitana ha sido para el Club Deportivo Padre Huelin, por su proyecto ‘Deportes en la Frontera’, con el que ha contribuido a la formación del tejido social necesario para el desarrollo integral de niños y niñas, jóvenes y sus familias, en los barrios más desfavorecidos de la capital.

En la categoría de Voluntariado, el premio de buena práctica colectiva es para la Asociación FRATER, Almería, por su trabajo en la lucha contra el aislamiento y a favor de la eliminación de barreras para las personas con diversidad funcional y por su compromiso con la plena inclusión social y la mejora de la calidad de vida, con especial atención a las mujeres, difundiendo valores de ayuda mutua, solidaridad y participación social activa.

En lo que se refiere al galardón al trabajo de las personas LGTBI y sus familiares, el premio a la mejor iniciativa individual ha sido para Bibiana Montoya López, por su lucha por el respeto a los derechos humanos, acompañamiento y contribución a la visualización y normalización de las personas del colectivo LGTBI.

Finalmente, el Jurado ha decidido conceder dos menciones especiales. Una en las buenas prácticas a la atención a las personas con discapacidad, para Canal Sur Radio y Televisión, por su aportación en la promoción de la inclusión lingüística en todos sus contenidos. Y otra en el ámbito del Voluntariado a Emilia Jiménez Muñoz, por su dedicación y entrega personal a la formación y consolidación.

,

NOESSO RECIBE EL PREMIO «ANDALUCÍA+SOCIAL», EN SU PRIMERA EDICIÓN

La Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, concede el premio “Andalucía Más Social” a la Asociación NOESSO (No Estás Solo) por sus buenas prácticas en la prevención y tratamiento de las adicciones.

 

El valor del reconocimiento externo

Desde el punto de vista de una persona militante, implicada de manera altruista, con cualquier causa generadora de vida, no es la percepción y el reconocimiento externo, evidentemente, las fuerzas que prevalecen e impulsan el compromiso con y por los demás.

Este es el caso de aquel puñado de “quijotes” que, hace casi tres décadas, prestamos oído a las personas afectadas por problemas de adicciones y nos pusimos, manos a la obra, para poner en marcha respuestas profesionales que ayudasen a prevenir y abordar terapéuticamente este grave problema de salud. Nuestro trabajo estaba y está enfocado a dar salida a las urgencias que provienen de las heridas personales y sociales que una adicción genera.

“El sueldo” del trabajo de todos estos años, en forma de recompensa,  ha venido fundamentalmente de manos de las personas afectadas que han encontrado un punto de apoyo para salir del lodazal en el que se encontraban atrapadas.

Dicho lo anterior, no es menos cierto que, por más peso que tenga para una ONG el “registro interno”, el reconocimiento de la sociedad en la que intervenimos, de manos de quienes la representan, supone un respaldo que nos refuerza y da alas en una tarea, que ha de hacer frente cada día a retos muy complejos, donde la persona que atiendes atraviesa situaciones límite.

Las otras señales del trabajo bien hecho

Por otra parte, vista con perspectiva la vida de la Asociación, hemos pasado del lógico desconocimiento y desentendimiento institucional, de una iniciativa que acababa de ponerse en marcha, y que no tenía “carta de ciudadanía” en  la cartera de servicios sociosanitarios públicos, a un progresivo reconocimiento y apoyo del trabajo que hemos ido desplegando a lo largo de la historia de la entidad. Actualmente buena parte de nuestros programas de prevención e intervención terapéutica son respaldados mediante conciertos y subvenciones públicas.

El reconocimiento pendiente

Las adicciones no pueden ser la patología olvidada del sistema sociosanitario. Las personas que sufren este tipo de problemas de salud han de tener el reconocimiento de su situación y ser atendidas en dispositivos públicos o concertados.

En muchas ocasiones, ante la previsión de la tardanza en la atención pública, muchas personas han de afrontar el pago de su tratamiento empeñándose ellas y sus familias.

Particular preocupación merecen quienes presentan junto a su adicción otras patologías orgánicas y mentales. En estos casos el sufrimiento de estos pacientes y de sus familias se ve multiplicado exponencialmente, y las dificultades de tratamiento han de vencerse redoblando esfuerzos y mejorando los dispositivos de apoyo y tratamiento especializado.

No queremos acabar sin resaltar la particular invisibilidad de las mujeres con problemas de adicciones. Si la prevalencia de esta patología, según diversos estudios especializados (*), entre hombres y mujeres tiende a equipararse, sigue siendo totalmente minoritario el porcentaje de las mujeres que reconocen este tipo de problemática y piden atención en los servicios especializados. Particularmente grave es el caso de adicciones como el consumo de tranquilizantes y opioides.

Así, por ejemplo, en el caso de consumo de cánnabis entre estudiantes europeos de entre 15 y 16 años la prevalencia es del 6% para chicas y el 9% para chicos. Sin embargo de quienes inician tratamiento se sitúa en el 17% para chicas y el 83% en los chicos (*).

Queda, por tanto, pendiente el reconocimiento de la desigualdad de género en el acceso a los tratamientos, lo que visto desde otra perspectiva, nos lleva a denunciar el sufrimiento callado de las mismas, y la sospecha de que, no sólo no reciben la atención que necesitan, sino que además recae sobre ellas el peso de una cultura machista que las recrimina y las culpabiliza, cuando no las excluye y las maltrata.

En definitiva, agradecemos sin duda todos los reconocimientos al esfuerzo de todo nuestro equipo de profesionales y voluntarios, pero el verdadero premio ha de traducirse en mejora de la visibilidad de las personas que sufren adicciones, así como el compromiso firme para que se garantice el acceso universal y gratuito, de hombres y mujeres, a los tratamientos adecuados.

 

 

,

ENTREVISTA CON NUESTRO DIRECTOR CON MOTIVO DEL 26 DE JUNIO – DÍA INTERNACIONAL DE LA LUCHA CONTRA EL USO INDEBIDO Y EL TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS

,

INVISIBLES, DOBLEMENTE DISCRIMINADAS

 MUJERS 2Las entidades de drogodependencias denuncian la invisibilidad de las mujeres consumidoras de drogas

 En el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, UNAD, la Red de Atención a las Adicciones y la Asociación NOESSO (No Estás Solo, miembro de la misma, queremos reivindicar la situación de las mujeres consumidoras de drogas en nuestro país.

Desde la red, denunciamos la invisibilidad y la doble discriminación a la que se ven sometidas las mujeres por el hecho de consumir drogas y por ser mujer.

Las mujeres se encuentran con dificultades para acceder a los tratamientos de drogodependencias actuales ya que los recursos y los programas están pensados para los hombres. El sistema no atiende de forma adecuada a las mujeres con problemas de adicciones. Sirva como ejemplo la insuficiente de atención que existe hacia el consumo de psicofármacos en mujeres, una realidad mucho más frecuente en ellas que en ellos.

Coincidiendo con este 26 de junio, queremos que la sociedad sepa que un alto porcentaje de las mujeres con problemas de adicciones ha sufrido o sufre algún tipo de violencia de género. Y esto sin olvidarnos de que su adicción actúa como una limitación para el acceso a los recursos de acogida de la red de violencia de género, lo que pone en clara evidencia la urgente necesidad de coordinación entre la red de atención a las adicciones y la red de violencia de género.

La situación se agrava en los centros penitenciarios, donde las mujeres representan el 8% de la población reclusa. Y entre ellas, las mujeres con problemas de adicción suman un tercer factor de discriminación, debido a su condición de privación de libertad en unos centros que tampoco están adaptados a sus necesidades.

Advertimos también que en los contextos de ocio se continúa penalizando el consumo de drogas por parte de la mujer a causa del prejuicio social y del estigma, considerándose este consumo como un atenuante para los hombres y un agravante para las mujeres en los episodios de violencia sexual.

Desde la Asociación NOESSO constatamos esta realidad discriminatoria hacia la mujer consumidora de drogas en nuestro entorno provincial y reivindicamos una mayor visibilización de esta situación. Al menos el 80% de las mujeres con adicciones no acceden a la red de recursos, y en muchos casos ni se atreven a ponerle nombre a su problema, y menos aún a compartirlo con sus familiares y amigos.

Todas estas realidades continúan siendo consecuencia de un sistema de valores patriarcal. Desde UNAD pedimos un rediseño de los recursos y programas actuales para que se adapten a las necesidades de las mujeres. Demandamos más profesionales con formación en perspectiva de género para que, desde un primer momento, las mujeres con problemas de adicciones reciban un trato adecuado y respetuoso desde un clima de confianza y en un espacio seguro.

 

CARTEL DIA 26 JLa Asociación NOESSO corrobora la discriminación existente.

La Asociación No Estás Solo viene trabajando en el ámbito del tratamiento de las adicciones desde 1990. Cuenta con una red de centros y programas para hacer frente a las adicciones que van desde el tratamiento ambulatorio, el abordaje en Centro de Día, en su Comunidad Terapéutica y en las Viviendas de Apoyo a la Reinserción.

Durante el último ejercicio pasaron por alguno de sus programas un total de 1750 personas en las áreas de Adicciones, Menores con Trastornos y de Inserción Laboral. Sin embargo, como reflejan los datos nuestra Memoria de Actividades, mientras que en el Área de Empleo las mujeres atendidas suponen el 70%, en el de Adicciones apenas llegan al 8%. Este dato revela la denuncia que hacemos desde UNAD.

Por último, señalar que todos los centros de NOESSO hace una década que dejaron de estar destinados a hombres, como se ha impuesto en buena parte de los centros residenciales que atienden a personas con adicciones, para convertirse en programas mixtos.

UNAD, la red más importante para el tratamiento de adicciones de Europa

UNAD es la mayor ONG de Europa dedicada a la atención de las personas con problemas de adicciones y está integrada por más de 260 entidades repartidas por todo el Estado. Esta red desarrolla anualmente más de 2.000 programas, de los que se benefician alrededor de 1.200.000 personas.