Entradas

Programa de Actividades: Semana para la Erradicación de la Pobreza en Almería

Una persona está en situación AROPE (medición europea sobre exclusión social) si cumple al menos uno de los tres siguientes criterios:

  1. Está en riesgo de pobreza; es decir, vive en un hogar con una renta inferior al umbral de pobreza. El umbral de pobreza se define como el valor que corresponde al 60 % de la mediana de la renta nacional equivalente en unidades de consumo.
  2. Está en privación material severa (PMS); es decir, vive en un hogar en el que sus miembros no pueden permitirse al menos cuatro de nueve conceptos o ítems de consumo básico definidos a nivel europeo.
  3. Vive en un hogar con baja intensidad de trabajo (BIT H). La intensidad de trabajo por hogar se define como la relación entre el número de meses trabajados efectivamente por todos sus miembros y el número total de meses que, en teoría, podrían trabajar como máximo todas las personas del hogar en edad de trabajar.

En 2017 la renta media en nuestro país se situó en 11.074 €, pero detrás de las medias se esconde que el 20% de la población con mayores ingresos multiplica por 6,6 la renta total del 20% con menores ingresos.

Sólo en España, 12,3 millones personas (26,6% de la población) se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social (Tasa AROPE).

El 28,3% de los niños españoles vive en riesgo de pobreza, una tasa 10 puntos mayor quehacedosdécadas.EspañaeseltercerpaísdelaUniónEuropeaconmayortasade pobreza infantil.

En 2018, había un total de 1.878.000 hogares monoparentales en España (El 10,3%del total de hogares). Estos hogares experimentan las tasas de riesgo de pobreza relativa más altas por tipo de hogar, el 42,9% en 2018. La tasa de pobreza infantil para los hogares monoparentales es 1,5 veces superior a la media.

Para dar a conocer todos estos datos, y la situación de exclusión que viven muchas personas de la sociedad, hay una semana llena de actividades de la mano de la Plataforma de Almería Unida Contra la Pobreza:

15 de octubre: Proyección Coloquio sobre: «Rocío, una madre que intenta salir adelante». Colegio La Salle.

16 de octubre: Habrá un acto, el «Círculo de Silencio» a las 19:30 horas en la Plaza de Juan Casinello,

17 de Octubre: es el Día Internacional de la #Erradicacióndelapobreza. A las 19:30 horas en la Plaza de Juan Casinello, en la Plaza de Las Velas habrá un encuentro interreligioso.

18 de Octubre: Se realizará la recogida de juguetes en buen estado para la campaña de navidad. ¡Te esperamos! ¡Suma tu voz a la erradicación de la pobreza en una semana como esta!

“El voluntariado que hice en NOESSO me marcó para bien a nivel humano, soy una persona más tolerante”, la ingeniera y profesora Carmen Gallego nos cuenta su experiencia

Carmen Gallego es Ingeniera Industrial y Profesora en Ciclos Formativos, pero como nos cuenta, una de las experiencias que más le ha marcado en su vida fue trasladarse en verano a Almería, a hacer un voluntariado en NOESSO con una amiga suya. Eran sus tiempos de estudiante y descubrió el estigma y el tabú que había sobre las drogas y descubrió que “a cualquiera le podía pasar”. Descubrió que detrás de un caso de adicciones había una persona, le perdió el miedo y se dio cuenta que era una problemática que incluso le podría suceder a ella en Pontevedra. En su experiencia de voluntaria estuvo acompañando a jóvenes con problemas de adicciones en pisos de reinserción. Carmen siempre ha estado vinculada a la educación desde estos voluntariados, que realiza hace más de 25 años con  jóvenes, y distintos grupos en exclusión.  De hecho, Carmen sigue estudiando pedagogía para tener más recursos en el aula con las alumnas y alumnos. Hizo una visita a NOESSO solo para dar las gracias porque la experiencia de voluntariado que había vivido “le había cambiado la vida”.

¿Hace cuanto tiempo fuiste voluntaria en Noesso?

Hace unos 25 años, pero esa experiencia me marco y todavía me acuerdo muchísimo y me siento parte del proyecto.

¿Cómo fue esa experiencia de voluntariado para volver tras tanto tiempo y desde la otra punta del país?

Yo soy de Pontevedra, era exalumna del Colegio de las Doroteas. A varias amigas nos propusieron en el colegio hacer un campo de trabajo con personas con adicciones. Nos fuimos allí a Almería, una amiga y yo, unos 15 días. Allí nos fuimos turnando las funciones y en los espacios en los que trabajábamos. A veces estábamos en Roquetas de Mar en los pisos de  reinserción en el paso previo a que salieran a la calle a buscar trabajo y a veces íbamos al Cortijo de Laujar.

¿Cómo era el día a día acompañando a personas?

Me acuerdo más de la gente de los pisos, estábamos con ellos en todo momento. Si había que recoger la oliva, estar en el piso, hacer un plan de ocio como ir a la piscina. Nosotras veíamos su realidad y ellos tenían que ver una realidad de gente joven, gente feliz, que eran felices sin drogarse.  Veían que había gente que iba en vacaciones a estar con ellos y eso les sorprendía mucho. Descubrí muchos tabús con el tema de las drogas. Le perdí los miedos y me sensibilicé para toda la vida. Desde entonces miras a la sociedad de otra manera y descubres que también te podría pasar a ti.

¿Qué aprendiste sobre el tema de las adicciones?

Me aportaron que el tema de las drogas le puede pasar a cualquiera. Que detrás siempre hay una persona, y que mañana me pasa a mí. Esa persona, con esos problemas, te enseña a valorar lo que tienes. Valoras más las cosas y  la vida en general. Para mí, esta experiencia  me ha cambiado la vida. Cuando conoces los casos se cae el estigma. Se cae el miedo a lo desconocido. La realidad de Almería no tenía nada que ver. En aquel entonces había gente joven que tenía mucho dinero y venía de familias de mucho dinero que le habían dado todo, si se rompía el coche, tenía otro en la puerta, pero los padres no estaban, estaban trabajando.  Había muchos chavales que estaban solos, porque los padres trabajaban mucho. Las familias les habían dado la espalda, por diferentes motivos como robarles o montarles escenas en la calle.

¿Qué pasó tras el voluntariado en Almería?

Siempre he estado dedicada a los demás, ahora soy profesora, así que después seguí vinculada a estas cosas, y acompañaba a personas toxicómanas en Pontevedra, me paseaba con ellos por la ciudad y la gente se quedaba sorprendida. Yo no tenía miedos. También estuve en Sevilla con tema de acompañamiento en prostitución, acompañaba a mujeres con problemas. La diferencia con NOESSO era que allí convivías con ello. Entonces se volvía todo más intenso. Estabas allí todo el día. En la comida se hablaba con ellos, en la piscina te ibas con ellos.

¿Cómo te marcó esta experiencia?

Me marcó muchísimo, nos marcó tanto a mí como a mi amiga, porque ella dice lo mismo.  Nos marcó a nivel humano. Fue una experiencia de las que te marcan para bien en la vida. Te hacen más tolerante, ya que ves que detrás de cada persona hay alguien como tú. Se lo dije a mi amiga, y dijo que si ella hubiera estado cerca hubiera pasado a saludar y a agradecer la experiencia también. Da igual que pasen 20 años, siento que soy parte del proyecto. Lo llevaban de una manera muy intensa. Además, te obligan a llevarlo íntegramente, los educadores también se implicaban mucho. Dejas algo de tu corazón allí.  El único objetivo de pasarme por allí era reconocer el trabajo que hacen.

¿Recomendarías a la gente joven hacer un voluntariado?

Sí, se lo recomendaría a la gente joven. Cuando te tocan el corazón, te tocan humanamente  te cambia la vida, tanto de los voluntarios como de las personas que tienen adicciones.

¿Quieres destacar alguna anécdota?

Recuerdo las preguntas que nos hacían y las cosas que nos contaban: ¿Qué hacéis aquí? ¿Te han castigado tus padres?, ¿sabes que todo se puede fumar? Ellos no entendían que estar con allí acompañándoles en la Sierra de Almería no fuera un castigo y que lo hiciéramos voluntariamente.  Eran personas rechazados por sus familias y nosotras queríamos compartir su tiempo. Nosotras éramos el testimonio de una vida joven y completa sin drogas.  pero no podías mantener relación ni dar el teléfono, porque estaban en el programa.

La verdad, que no me sorprendió y me sentí feliz cuando descubrí que NOESSO había crecido y tenía un montón de programas.

Muchas gracias Carmen.

INVISIBLES, MURIENDO EN VIDA, SOLAS, ENTRE FÁRMACOS

Como cada segundo miércoles del mes, un grupo de personas nos reunimos en la Plaza del Educador de Almería, convocados por la Plataforma «Almería Unidos contra la Pobreza». En esta ocasión dos situaciones de muerte en el mar, y de muerte en vida, han centrado nuestra atención, reflexión y denuncia. Una nueva muerte de alguien que buscaba remedios para su vida, y la de las mujeres con adicciones y víctimas de violencia de género, condenadas a morir en vida entre alcohol, fármacos, y otras sustancias.

 

Un lazo más, una vida menos

El acto comenzó con un emotivo recuerdo de la última víctima de un emigrante en el mar, sumando un nuevo lazo a nuestra larga cadena, y la lectura del poema de Pilar del Río «Mi hijo muere cada tarde en el mar»

A continuación se denunció la existencia de una frecuente asociación entre adicciones y violencia de género

Las redes de atención a las adicciones, UNAD y ENLACE, de las que NOESSO forma parte, vienen denunciando ese tremenda situación de mujeres con problemas de adicciones, que sufren además diversas violencias de género, ya sea en la pareja, institucional, social,… Su existencia es invisible para la sociedad.

Las mujeres con problemas de adicciones no cuentan con los programas, ni los recursos, ni la atención, que les ayude a tomar conciencia de lo que les pasa y que les ofrezca otra salida que el círculo vicioso del uso y abuso de sustancias, bien poco importa si recetadas o adquiridas por cuenta propia, que sean legales o ilegales.

Doble exclusión

Hoy hemos vuelto a denunciar que la inmensa mayoría de estas mujeres no acceden a los recursos de atención a las personas con adicciones. La red de atención a las drogodependencias no aborda la violencia de género, y los espacios de atención a las víctimas de violencia no están pensados para mujeres con problemas de adicciones, siendo estas motivo de exclusión o expulsión.

Exigimos a las administraciones públicas que redoblen esfuerzos para ayudar a estas mujeres a salir de la invisibilidad y el acceso a recursos y tratamientos adecuados de sus dolencias, que puede y debe tener cura.

Por último, reclamamos la solidaridad de las familias para que superen el miedo y los complejos y acepten que están ante un problema de salud, del que se sale con comprensión ya poyos: sanitarios, sociales, psicológicos, educativos,… Muchas de estas mujeres se atrevieron a ponerle nombre a su situación y pidieron ayuda, y  han encontrado salida.

ASOCIACIONES Y ONGS SE DAN CITA EN EL ENCUENTRO PROVINCIAL DEL TERCER SECTOR ORGANIZADO POR CAIS EN ALMERÍA

El pasado miércoles, 27 de marzo, CAIS organizó el Encuentro Provincial del Tercer Sector de Acción Social en Almería. Este espacio común fue un éxito de asistencia gracias a la participación de más de 25 técnicos y técnicas de asociaciones, fundaciones y Ongs de Almería. Las personas asistentes representaron a organizaciones de diferentes sectores como discapacidad, inmigración, educación o adicciones.

La Asociación Al-Tawba, Asociación Noesso, Asociación Asperger Almería, Fundación CEPAIM, Almería Acoge, Asociación Prevención A Tiempo, Asociación Verdiblanca, Asociación A Toda Vela, Asociación Nuevo Rumbo, Médicos del Mundo Almería, Asociación Cultural La Oficina y Arquitectura a Granel fueron algunas de las entidades asistentes, entre otras.

Este encuentro de entidades sociales estuvo destinado a continuar trabajando en la línea de impulso social y fortalecimiento del tercer sector en Almería. Para ello, la jornada tuvo varios espacios de presentación, puesta en común, networking y conocimiento de qué es CAIS. Además se explicó cómo se pueden beneficiar las entidades socias al pertenecer al grupo cooperativo para el tercer sector CAIS.

Se celebró en un enclave inolvidable como es el Centro de Actividades Náuticas de Almería, ubicado en la Playa de las Almadrabillas. CAIS, junto a varias entidades sociales de Almería, como la Asociación Noesso, Asociación Nuevo Rumbo y Asociación A toda Vela, pusieron en marcha este encuentro dedicado a fortalecer a los agentes del Tercer Sector de Acción Social de Almería. Este encuentro es considerado un éxito gracias a la elevada asistencia y el alto interés de colaboración y motivación para el trabajo común.

NOESSO RECOGE EL PREMIO ANDALUCÍA + SOCIAL

Un premio que reconoce casi tres décadas de trabajo haciendo frente a las adicciones, abordando trastornos de conducta de menores y gestionando la inserción laboral de las personas más vulnerables.

La gala de entrega del premio tuvo lugar el pasado 17 de Diciembre, en la “Casa de las Mariposas” con la presencia de autoridades, socios, voluntarios y profesionales de las diferentes entidades galardonadas.

El reconocimiento a NOESSO

El Premio Andalucía más Social a las buenas prácticas en el ámbito de las Adicciones, en su modalidad de buena práctica colectiva ha sido concedido a la Asociación NOESSO (No Estás Solo), por sus 28 años de trabajo en apoyo terapéutico y educativo a quienes sufren algún tipo de adicción, trastornos de conducta o situaciones de riesgo, ayudando a la superación de las consecuencias de la exclusión social de estas personas y promoviendo la normalización, la integración social y la inserción laboral. Y todo ello, siempre desde el respeto a la dignidad de la persona y la calidez en la atención.

Un trabajo en equipo

En sus palabras de agradecimiento a la Delegación de Igualdad, María Luisa Martín, presidenta de NOESSO, manifestó su satisfacción por el reconocimiento público del esfuerzo que venimos realizando el equipo de personas voluntarias, profesionales y socias que conforman nuestra entidad.

Casi tres décadas de trabajo al lado de las personas más vulnerables

Hace casi tres décadas, que un puñado de “quijotes”, sin otro equipaje que nuestra sensibilidad, prestamos oído a las personas afectadas por problemas de adicciones y nos pusimos, manos a la obra, para poner en marcha respuestas profesionales que ayudasen a prevenir y abordar terapéuticamente e los graves problemas de salud que acarrea tener una adicción.

Nuestra mejor recompensa ha sido haber visto levantarse y recuperar su libertad y dignidad a centenares de personas. No obstante, el reconocimiento de la sociedad en la que intervenimos, supone un respaldo que nos refuerza y da alas en una tarea, que ha de hacer frente cada día a retos muy complejos, donde la persona que atiendes atraviesa situaciones límite.

Las adicciones han de ser reconocidas como patología y ser atendidas por el sistema público

Las adicciones (con o sin sustancia) no pueden ser la patología olvidada del sistema sociosanitario. Las personas que sufren este tipo de problema de salud han de tener el reconocimiento de su situación y ser atendidas en dispositivos públicos o concertados. Todas, sin exclusión alguna.

La patología dual una preocupación que sigue esperando mejores respuestas

Particular preocupación merecen quienes presentan junto a su adicción otras patologías orgánicas y mentales. En estos casos el sufrimiento de estos pacientes y de sus familias se ve multiplicado exponencialmente, y las dificultades de tratamiento han de vencerse redoblando esfuerzos y mejorando los dispositivos de apoyo y tratamiento especializado.

Buena parte de las mujeres sufren sus adicciones ocultas y ocultadas

No quiero terminar sin resaltar la particular invisibilidad de las mujeres con problemas de adicciones. Aunque desgraciadamente el número de mujeres que tienen este tipo de problema cada vez se equipara más al de los hombres, sigue siendo totalmente minoritario el porcentaje de las mujeres que lo reconocen, y mucho menor el de las que piden atención en la red de servicios disponibles.

Queda, por tanto, pendiente el reconocimiento de la desigualdad de género, y nos lleva a denunciar el sufrimiento callado de las mismas, y la sospecha de que, no sólo muchas mujeres no reciben la atención que necesitan, sino que además recae sobre ellas el peso de una cultura machista que les recrimina y les culpabiliza, cuando no las excluye y las maltrata.

Gratitud por el reconocimiento institucional sí, pero junto a él medidas en favor de la atención a las personas

En definitiva, agradecemos sin duda todos los reconocimientos, pero el verdadero premio ha de traducirse en una mejora de la visibilidad de las personas que sufren adicciones, así como el compromiso firme para que se garantice el acceso universal y gratuito, de hombres y mujeres, a los tratamientos adecuados.

Junto a NOESSO fueron premiados

En relación a la categoría de Premios Andalucía más Social en Almería a las ‘Buenas prácticas en la atención a Personas con Discapacidad’, el galardón ha recaído en la Asociación de Niños con Discapacidad ANDA, por su dedicación al trabajo con niños y niñas con diversidad funcional de la provincia de Almería, en la promoción de su autonomía e independencia, a través de las actividades de dirigen, desde la integración y normalización de cualquier tipo de discapacidad.

En la categoría ‘Andaluna de Atención a la Infancia’, el premio es para José Martínez Ruiz, director del Centro de Acogida Inmediata de Menores Indalo, por sus 38 años de absoluta dedicación a los niños y niñas tuteladas de Almería, por su buen hacer y su contribución personal a la atención y cuidado de los menores atendidos en el sistema de protección.

Con respecto a los Premios Andalucía más Social a las buenas prácticas en la atención a las personas mayores, se ha reconocido en esta edición al Ayuntamiento de Fiñana, por haber servido de enlace intergeneracional entre las personas mayores y jóvenes de su municipio y por su contribución a la recuperación de la tradición del mundo rural y su lucha contra el despoblamiento de los pueblos de interior.

Por otra parte, el Premio a la buena práctica colectiva en la categoría de Comunidad Gitana ha sido para el Club Deportivo Padre Huelin, por su proyecto ‘Deportes en la Frontera’, con el que ha contribuido a la formación del tejido social necesario para el desarrollo integral de niños y niñas, jóvenes y sus familias, en los barrios más desfavorecidos de la capital.

En la categoría de Voluntariado, el premio de buena práctica colectiva es para la Asociación FRATER, Almería, por su trabajo en la lucha contra el aislamiento y a favor de la eliminación de barreras para las personas con diversidad funcional y por su compromiso con la plena inclusión social y la mejora de la calidad de vida, con especial atención a las mujeres, difundiendo valores de ayuda mutua, solidaridad y participación social activa.

En lo que se refiere al galardón al trabajo de las personas LGTBI y sus familiares, el premio a la mejor iniciativa individual ha sido para Bibiana Montoya López, por su lucha por el respeto a los derechos humanos, acompañamiento y contribución a la visualización y normalización de las personas del colectivo LGTBI.

Finalmente, el Jurado ha decidido conceder dos menciones especiales. Una en las buenas prácticas a la atención a las personas con discapacidad, para Canal Sur Radio y Televisión, por su aportación en la promoción de la inclusión lingüística en todos sus contenidos. Y otra en el ámbito del Voluntariado a Emilia Jiménez Muñoz, por su dedicación y entrega personal a la formación y consolidación.