Entradas

,

NOESSO RECOGE EL PREMIO ANDALUCÍA + SOCIAL

Un premio que reconoce casi tres décadas de trabajo haciendo frente a las adicciones, abordando trastornos de conducta de menores y gestionando la inserción laboral de las personas más vulnerables.

La gala de entrega del premio tuvo lugar el pasado 17 de Diciembre, en la “Casa de las Mariposas” con la presencia de autoridades, socios, voluntarios y profesionales de las diferentes entidades galardonadas.

El reconocimiento a NOESSO

El Premio Andalucía más Social a las buenas prácticas en el ámbito de las Adicciones, en su modalidad de buena práctica colectiva ha sido concedido a la Asociación NOESSO (No Estás Solo), por sus 28 años de trabajo en apoyo terapéutico y educativo a quienes sufren algún tipo de adicción, trastornos de conducta o situaciones de riesgo, ayudando a la superación de las consecuencias de la exclusión social de estas personas y promoviendo la normalización, la integración social y la inserción laboral. Y todo ello, siempre desde el respeto a la dignidad de la persona y la calidez en la atención.

Un trabajo en equipo

En sus palabras de agradecimiento a la Delegación de Igualdad, María Luisa Martín, presidenta de NOESSO, manifestó su satisfacción por el reconocimiento público del esfuerzo que venimos realizando el equipo de personas voluntarias, profesionales y socias que conforman nuestra entidad.

Casi tres décadas de trabajo al lado de las personas más vulnerables

Hace casi tres décadas, que un puñado de “quijotes”, sin otro equipaje que nuestra sensibilidad, prestamos oído a las personas afectadas por problemas de adicciones y nos pusimos, manos a la obra, para poner en marcha respuestas profesionales que ayudasen a prevenir y abordar terapéuticamente e los graves problemas de salud que acarrea tener una adicción.

Nuestra mejor recompensa ha sido haber visto levantarse y recuperar su libertad y dignidad a centenares de personas. No obstante, el reconocimiento de la sociedad en la que intervenimos, supone un respaldo que nos refuerza y da alas en una tarea, que ha de hacer frente cada día a retos muy complejos, donde la persona que atiendes atraviesa situaciones límite.

Las adicciones han de ser reconocidas como patología y ser atendidas por el sistema público

Las adicciones (con o sin sustancia) no pueden ser la patología olvidada del sistema sociosanitario. Las personas que sufren este tipo de problema de salud han de tener el reconocimiento de su situación y ser atendidas en dispositivos públicos o concertados. Todas, sin exclusión alguna.

La patología dual una preocupación que sigue esperando mejores respuestas

Particular preocupación merecen quienes presentan junto a su adicción otras patologías orgánicas y mentales. En estos casos el sufrimiento de estos pacientes y de sus familias se ve multiplicado exponencialmente, y las dificultades de tratamiento han de vencerse redoblando esfuerzos y mejorando los dispositivos de apoyo y tratamiento especializado.

Buena parte de las mujeres sufren sus adicciones ocultas y ocultadas

No quiero terminar sin resaltar la particular invisibilidad de las mujeres con problemas de adicciones. Aunque desgraciadamente el número de mujeres que tienen este tipo de problema cada vez se equipara más al de los hombres, sigue siendo totalmente minoritario el porcentaje de las mujeres que lo reconocen, y mucho menor el de las que piden atención en la red de servicios disponibles.

Queda, por tanto, pendiente el reconocimiento de la desigualdad de género, y nos lleva a denunciar el sufrimiento callado de las mismas, y la sospecha de que, no sólo muchas mujeres no reciben la atención que necesitan, sino que además recae sobre ellas el peso de una cultura machista que les recrimina y les culpabiliza, cuando no las excluye y las maltrata.

Gratitud por el reconocimiento institucional sí, pero junto a él medidas en favor de la atención a las personas

En definitiva, agradecemos sin duda todos los reconocimientos, pero el verdadero premio ha de traducirse en una mejora de la visibilidad de las personas que sufren adicciones, así como el compromiso firme para que se garantice el acceso universal y gratuito, de hombres y mujeres, a los tratamientos adecuados.

Junto a NOESSO fueron premiados

En relación a la categoría de Premios Andalucía más Social en Almería a las ‘Buenas prácticas en la atención a Personas con Discapacidad’, el galardón ha recaído en la Asociación de Niños con Discapacidad ANDA, por su dedicación al trabajo con niños y niñas con diversidad funcional de la provincia de Almería, en la promoción de su autonomía e independencia, a través de las actividades de dirigen, desde la integración y normalización de cualquier tipo de discapacidad.

En la categoría ‘Andaluna de Atención a la Infancia’, el premio es para José Martínez Ruiz, director del Centro de Acogida Inmediata de Menores Indalo, por sus 38 años de absoluta dedicación a los niños y niñas tuteladas de Almería, por su buen hacer y su contribución personal a la atención y cuidado de los menores atendidos en el sistema de protección.

Con respecto a los Premios Andalucía más Social a las buenas prácticas en la atención a las personas mayores, se ha reconocido en esta edición al Ayuntamiento de Fiñana, por haber servido de enlace intergeneracional entre las personas mayores y jóvenes de su municipio y por su contribución a la recuperación de la tradición del mundo rural y su lucha contra el despoblamiento de los pueblos de interior.

Por otra parte, el Premio a la buena práctica colectiva en la categoría de Comunidad Gitana ha sido para el Club Deportivo Padre Huelin, por su proyecto ‘Deportes en la Frontera’, con el que ha contribuido a la formación del tejido social necesario para el desarrollo integral de niños y niñas, jóvenes y sus familias, en los barrios más desfavorecidos de la capital.

En la categoría de Voluntariado, el premio de buena práctica colectiva es para la Asociación FRATER, Almería, por su trabajo en la lucha contra el aislamiento y a favor de la eliminación de barreras para las personas con diversidad funcional y por su compromiso con la plena inclusión social y la mejora de la calidad de vida, con especial atención a las mujeres, difundiendo valores de ayuda mutua, solidaridad y participación social activa.

En lo que se refiere al galardón al trabajo de las personas LGTBI y sus familiares, el premio a la mejor iniciativa individual ha sido para Bibiana Montoya López, por su lucha por el respeto a los derechos humanos, acompañamiento y contribución a la visualización y normalización de las personas del colectivo LGTBI.

Finalmente, el Jurado ha decidido conceder dos menciones especiales. Una en las buenas prácticas a la atención a las personas con discapacidad, para Canal Sur Radio y Televisión, por su aportación en la promoción de la inclusión lingüística en todos sus contenidos. Y otra en el ámbito del Voluntariado a Emilia Jiménez Muñoz, por su dedicación y entrega personal a la formación y consolidación.

,

NOESSO RECIBE EL PREMIO «ANDALUCÍA+SOCIAL», EN SU PRIMERA EDICIÓN

La Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, concede el premio “Andalucía Más Social” a la Asociación NOESSO (No Estás Solo) por sus buenas prácticas en la prevención y tratamiento de las adicciones.

 

El valor del reconocimiento externo

Desde el punto de vista de una persona militante, implicada de manera altruista, con cualquier causa generadora de vida, no es la percepción y el reconocimiento externo, evidentemente, las fuerzas que prevalecen e impulsan el compromiso con y por los demás.

Este es el caso de aquel puñado de “quijotes” que, hace casi tres décadas, prestamos oído a las personas afectadas por problemas de adicciones y nos pusimos, manos a la obra, para poner en marcha respuestas profesionales que ayudasen a prevenir y abordar terapéuticamente este grave problema de salud. Nuestro trabajo estaba y está enfocado a dar salida a las urgencias que provienen de las heridas personales y sociales que una adicción genera.

“El sueldo” del trabajo de todos estos años, en forma de recompensa,  ha venido fundamentalmente de manos de las personas afectadas que han encontrado un punto de apoyo para salir del lodazal en el que se encontraban atrapadas.

Dicho lo anterior, no es menos cierto que, por más peso que tenga para una ONG el “registro interno”, el reconocimiento de la sociedad en la que intervenimos, de manos de quienes la representan, supone un respaldo que nos refuerza y da alas en una tarea, que ha de hacer frente cada día a retos muy complejos, donde la persona que atiendes atraviesa situaciones límite.

Las otras señales del trabajo bien hecho

Por otra parte, vista con perspectiva la vida de la Asociación, hemos pasado del lógico desconocimiento y desentendimiento institucional, de una iniciativa que acababa de ponerse en marcha, y que no tenía “carta de ciudadanía” en  la cartera de servicios sociosanitarios públicos, a un progresivo reconocimiento y apoyo del trabajo que hemos ido desplegando a lo largo de la historia de la entidad. Actualmente buena parte de nuestros programas de prevención e intervención terapéutica son respaldados mediante conciertos y subvenciones públicas.

El reconocimiento pendiente

Las adicciones no pueden ser la patología olvidada del sistema sociosanitario. Las personas que sufren este tipo de problemas de salud han de tener el reconocimiento de su situación y ser atendidas en dispositivos públicos o concertados.

En muchas ocasiones, ante la previsión de la tardanza en la atención pública, muchas personas han de afrontar el pago de su tratamiento empeñándose ellas y sus familias.

Particular preocupación merecen quienes presentan junto a su adicción otras patologías orgánicas y mentales. En estos casos el sufrimiento de estos pacientes y de sus familias se ve multiplicado exponencialmente, y las dificultades de tratamiento han de vencerse redoblando esfuerzos y mejorando los dispositivos de apoyo y tratamiento especializado.

No queremos acabar sin resaltar la particular invisibilidad de las mujeres con problemas de adicciones. Si la prevalencia de esta patología, según diversos estudios especializados (*), entre hombres y mujeres tiende a equipararse, sigue siendo totalmente minoritario el porcentaje de las mujeres que reconocen este tipo de problemática y piden atención en los servicios especializados. Particularmente grave es el caso de adicciones como el consumo de tranquilizantes y opioides.

Así, por ejemplo, en el caso de consumo de cánnabis entre estudiantes europeos de entre 15 y 16 años la prevalencia es del 6% para chicas y el 9% para chicos. Sin embargo de quienes inician tratamiento se sitúa en el 17% para chicas y el 83% en los chicos (*).

Queda, por tanto, pendiente el reconocimiento de la desigualdad de género en el acceso a los tratamientos, lo que visto desde otra perspectiva, nos lleva a denunciar el sufrimiento callado de las mismas, y la sospecha de que, no sólo no reciben la atención que necesitan, sino que además recae sobre ellas el peso de una cultura machista que las recrimina y las culpabiliza, cuando no las excluye y las maltrata.

En definitiva, agradecemos sin duda todos los reconocimientos al esfuerzo de todo nuestro equipo de profesionales y voluntarios, pero el verdadero premio ha de traducirse en mejora de la visibilidad de las personas que sufren adicciones, así como el compromiso firme para que se garantice el acceso universal y gratuito, de hombres y mujeres, a los tratamientos adecuados.

 

 

,

EL DELEGADO DE IGUALDAD REÚNE A LAS ENTIDADES DE INTERVENCIÓN EN ADICCIONES DE ALMERÍA


El Delegado Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, ha convocado una sesión de trabajo en la que ha agradecido la implicación de todas las entidades sociales que participan en la prevención, tratamiento y reinserción social, en materia de adicciones.

La reunión que ha tenido lugar en la sede de la Consejería de Salud, en la mañana de hoy, y en la que han participado además de representantes de las asociaciones (A TIEMPO, ARA, CRUZ ROJA, INDALAJER, NOESSO, NUEVO RUMBO, PRO-SALUD Y PROYECTO HOMBRE), la Jefa de Servicio Laly Pérez y Antonio Martes, Técnico responsable del Área de Adicciones, ha permitido el intercambio de valoraciones en materia de subvenciones, al tiempo que ha tomado nota de una serie de dificultades para dar una respuesta adecuada a las personas atendidas, que han sido identificadas por las personas participantes.

Una financiación garantizada pero insuficiente

En primer lugar se ha garantizado que, como señala la memoria económica del III Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones, está garantizada la financiación similar a años anteriores. En este sentido se ha demandado que las convocatorias se realicen con mayor anticipación que otros años, al tiempo que se ha reclamado la necesidad de contar con la línea de financiación que permita disponer de recursos de calidad y poder hacer frente a necesidades de inversiones de mejora y mantenimiento de los inmuebles y del mobiliario de los mismos.

El reto de la patología dual y la preocupación por la creciente problemática de las adicciones sin sustancia

Entre las problemáticas señaladas se ha destacado la particular problemática que entraña el tratamiento de personas con patología dual, y se ha indicado la necesidad de programas y centros específicos, que den una respuesta adaptada a estas personas y que permita un abordaje más ágil orientado a la rehabilitación de personas que sólo presentan problemáticas específicas de su adicción (con o sin sustancia).

Se ha puesto de relieve la creciente demanda de tratamiento que está teniendo lugar en personas, cada vez a edades más tempranas, que presentan adiciones severas al móvil, uso abusivo de internet y redes sociales, y la necesidad de recibir reciclajes que permitan adquirir competencias de intervención terapéutica en estas materias.

Prevenir sí, pero en un nuevo marco y abordaje integral

Por otra parte se señaló la necesidad de apostar por un modelo de prevención que aborde los problemas de riesgo de manera integral, así como la ineficacia de intervenciones puntuales como las típicas charlas informativas. En cuanto a la participación de las asociaciones en el marco educativo se ha señalado que sí está permitido, pero que debe de realizarse en aquellos centros que tienen incluida la prevención dentro de sus programaciones, y como apoyo al trabajo educativos de esos Centros Escolares.

Formación en materia de patología dual y apoyo en la obtención de certificaciones de calidad

En otro orden de cosas se ha solicitado la implicación de la Delegación de cara a facilitar la agilidad y colaboración de los equipos de Salud Mental y los Centros de Salud, con las entidades sociales, para prestar un mejor servicio a las personas con dificultades. Asimismo se ha pedido formación específica en el abordaje de la patología dual de los profesionales de Salud Mental para con los/las técnicos de adicciones de nuestros equipos.