Entradas

,

NOESSO ESTÁ PRESENTE EN EL CURSO DE FORMACIÓN MASCUNILIDAD(DES): LA IMPLICACIÓN DE LOS HOMBRES HACIA UNA SOCIEDAD IGUALITARIA

Parte del personal técnico de la Asociación Noesso ha estado participando en el curso de formación Masculinidad(des): La implicación de los hombres hacia una sociedad igualitaria, que ha organizado Fundación Cepaim en El Ejido.

Durante el encuentro entre profesionales de la intervención social, estudiantes, voluntariado, y las personas interesadas en la temática se ha estado debatiendo y cuestionando aspectos como el análisis desde una perspectiva feminista de la construcción sociocultural de la masculinidad hegemónica, así como el abordaje de otras identidades masculinas. También ha sido un espacio abierto a adquirir herramientas metodológicas para el trabajo con hombres desde la perspectiva de género.

Es importante reflexionar y analizar los discursos de los hombres en torno a la igualdad y los cambios producidos en los últimos años, para continuar avanzando hacia una sociedad igualitaria, en la que la que no tengan cabida las desigualdades.

,

LAS ADICCIONES NO SON “COSA DE HOMBRES”

La Asociación NOESSO presenta un Proyecto de creación de plazas de Emergencia Social para el tratamiento terapéutico de mujeres con problemas de adicciones en Comunidad Terapéutica.  

La Asociación NOESSO visita al Diputado delegado del Área de Bienestar Social, Igualdad y Familia, de la Diputación Provincial, D. Ángel Escobar. Al acto asistió por parte de la Diputación, además del diputado, la Coordinadora General de Bienestar Social, Dª Mª de los Ríos, y por parte de la Asociación, su presidenta, Mª Luisa Martín, el Cslider-cuadrado-2oordinador Terapéutico de la C. Terapéutica, José Luís Valverde, y el Director de la entidad, Juan S. Miranda.

Las mujeres con problemas de adicciones están invisibilizadas  y son más penalizadas, familiar y socialmente, que los hombres.

En la entrevista la asociación NOESSO presentó un proyecto de tratamiento de mujeres en situación de emergencia social, con problemas de adicciones. Se pretende así para hacer frente a dos factores que está castigando doblemente a las mujeres con problemas de adicciones: la invisibilidad, acompañada, muchas veces de violencia, y la falta de acceso a la red de recursos, públicos y privados, para afrontar su adicción.

 El perfil de las adicciones ha cambiado, pero la red está pensada para atender a hombres.

La historia viene de muy atrás. Es a mediados de los años 80 cuando se ponen en marcha los dispositivos que hoy conforman la red asistencial de atención a las drogodependencias. En aquellos momentos centenares de jóvenes, hombres la inmensa mayoría, padecieran una adicción a la heroína, entonces, que les llevaba a perder la salud, la libertad, el trabajo, la familia, y, para muchos, la vida.

Con el paso del tiempo, la llegada del VIH y muchas otras razones, hicieron que la heroína fuera perdiendo protagonismo, ante la aparición de a otra droga, aparentemente más inofensiva, y ligada, no a la pobreza y la exclusión, sino al éxito y las clases medias/altas.

El paso de los años ha dejado algo más que  evidencias de las consecuencias que la cocaína, mezclada con alcohol y otras muchas sustancias tóxicas. Hoy, cuando se han ido ganando batallas a la muerte por VIH, los perfiles de policonsumidores, y con patología dual son el público que llena nuestras comunidades terapéuticas.

Por último, es preciso señalar, que además de la evolución de los patrones de consumo, también ha ido cambiando el perfil de los consumidores. Si inicialmente caían sobre todo jóvenes, sin cultura, y con frecuencia ligados a ambientes marginales y,  en la inmensa mayoría de los casos, hombres, en estos momentos el perfil de las víctimas es bien diferente.

La salud, y el tratamiento para afrontar ésta y todas las patologías, no puede tener, ni depender, del género.

Lo verdaderamente llamativo de este momento es que, cuando la prevalencia en los consumos de hombres y mujeres ha alcanzado casi la equiparación en número de personas afectadas, de cada 100 personas que llegan a los dispositivos de tratamiento, solo 10 son mujeres, y el resto hombres.

Nuestra hipótesis, apoyada en la experiencia de 26 años de abordaje de esta problemática es que las mujeres con adicciones están invisibilizadas, son mucho más penalizadas familiar y socialmente que los hombres y de ahí que padezcan su adicción en solitario, siendo víctimas de su dependencia , y, en muchos casos, de la violencia de su entorno. Sea o no acertada nuestra hipótesis, lo que es incuestionable es que hay miles de mujeres en la sombra, invisibles, atravesando patologías gravísimas sin recibir tratamiento alguno.

Es preciso facilitar la incorporación de la mujer a los tratamientos, en pie de igualdad a los hombres.

DSC_3279-2En NOESSO hace varios años que nos dimos cuenta de la gravedad de la discriminación existente para con las mujeres que padecen alguna adicción. Esta realidad nos llevó a tomar varias decisiones estratégicas, que cambiaron en gran medida el rumbo de nuestro modelo de intervención. Varias son las líneas de trabajo emprendidas:

1.Iniciar una línea de formación y de investigación que nos llevase a descubrir la realidad de las mujeres con adicciones.

2.Ponernos a trabajar en el diseño de un Plan de Igualdad de Género, que afrontara la presencia de la violencia machista en los entornos de las personas consumidoras.

3.Convertir todos los centros exclusivos, para hombres, en centros para el tratamiento de las adicciones mixtos.

4.Incorporar, de manera transversal, el abordaje de la perspectiva de género en los tratamientos, para afrontar la presencia de la desigualdad, y la violencia a ella asociada, en los tratamientos terapéuticos.

5.Asumir el compromiso ético de predicar con el ejemplo, procurando formar equipos multidisciplinares paritarios, así como tender a esa paridad en los cargos de responsabilidad y en la propios órganos directivos.

6.Adoptar medidas de conciliación de la vida laboral y familiar de los profesionales que trabajan en NOESSO.

Es el momento de ajustar (hacer justos) los dispositivos de nuestras redes para que sean accesibles a todos/as.

La Asociación NOESSO le presentó a la Diputación, como entidad que coordina el Centro Provincial de Drogodependencias, una doble propuesta, que contiene, un objetivo doble:

  1. Promover la visibilidad y la toma de conciencia de estas mujeres, para que pidan ayuda.
  2. Disponer de dos plazas en Comunidad Terapéutica, de emergencia social para el tratamiento de las adicciones de mujeres en situación de exclusión social, en tanto se les concede una plaza pública.

Evidentemente, para llevar a cabo la actuación solicitamos la creación de dos plazas de emergencia social para mujeres con problemas de adicciones en situación o riesgo de exclusión social. NOESSO, por su parte, se compromete a financiar 1/3 del coste de estas plazas.

 

,

NOESSO ASUME LA IGUALDAD DE GÉNERO COMO UN RETO A INCLUIR EN LOS TRATAMIENTOS DE ADICCIONES Y PROBLEMAS DE CONDUCTA

Los días 20, 21 y 22 de Noviembre, en la Casa de la Juventud de Vícar, el personal de la Asociación NOESSO se reunió con Patricia Martínez Redondo, feminista, educadora social y antropóloga, quien durante las tres sesiones intensas de trabajo consiguió hacernos comprender, desde la perspectiva de género, la realidad que vivimos hombres y mujeres.

Los mecanismos sociales y culturales que rigen las relaciones entre ambos sexos explican por qué la figura de la mujer, o el género femenino, se ha encontrado siempre en situación social de desequivalencia/subordinación: del modelo de socialización femenino/las mujeres se valora, en términos generales, el que prioricen las necesidades de los/as demás sobre las propias, el cuidado de la familia y, en definitiva, la dedicación al ámbito denominado privado, mientras que el modelo de socialización masculino conlleva que los hombres se dediquen al ámbito denominado público, siendo considerados los principales proveedores económicos de la familia y ocupando cargos de relevancia. Este sistema parece tambalearse actualmente con la presencia y visibilidad de las mujeres en múltiples ámbitos, normalmente resumida en su “incorporación al ámbito laboral”. Sin embargo, a lo largo de la formación en perspectiva de género y a través de las dinámicas realizadas, el personal de NOESSO ha logrado ir más allá de ese comentario simplista, y han cobrado conciencia de las sutiles presiones que se siguen ejerciendo sobre las mujeres y que se siguen tolerando porque están socialmente aceptadas hasta el punto de que se invisibilizan.

Ser conscientes de esto será un salto cualitativo en el tratamiento de los hombres y mujeres drogodependientes que acuden a los centros de NOESSO, en tanto que este enfoque provee de nuevas herramientas para capacitar a las personas para construir relaciones interpersonales sanas, lo que, entre otras cosas, evita la violencia de género. Las mujeres que se sienten libres, empoderadas, con autoestima, y que luchan por no estar sometidas al sistema de género, adquieren y entrenan más recursos personales para salir de la adicción y para mejorar sus vidas.

El género atraviesa, no sólo el ámbito de la drogodependencia, sino todos los ámbitos de nuestras vidas, y actuar teniendo en cuenta lo aprendido durante esta formación sobre perspectiva de género es un primer paso desde NOESSO para promover el cambio social que lleve a una sociedad más justa, basada en la igualdad entre mujeres y hombres.

El curso que se inscribe dentro del proceso de formación permanente de los profesionales que integran la entidad, y financiado con cargo a los créditos de formación de NOESSO, gestionados a través de la Fundación Tripartita, ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Vícar que ha cedido las instalaciones en el que ha tenido lugar.

,

Se imparte para personal de NOESSO un curso sobre cómo abordar la atención de adicciones desde una perspectiva de género

El personal de los equipos que conforman la atención y tratamiento de adicciones de la Asociación NOESSO ha sido el destinatario de esta actividad formativa. Es una iniciativa que está unida a la necesaria actualización de conocimientos y experiencias para abordar la tarea que llevan a cabo, en la que hay que combinar el trato humano y la atención especializada.



En concreto, este curso estaba orientado a que profesionales de los diferentes equipos sepan reconocer y abordar las especificidades del género en la atención y el tratamiento de las drogodependencias. Por otra parte, ha pretendido favorecer la inclusión de la perspectiva de género en la práctica profesional diaria. Ha sido una actividad formativa puesta en marcha en un momento en el que crece de manera significativa la presencia de mujeres afectadas por la problemática de las adicciones y que han dado el paso de pedir tratamiento. Esta circunstancia se ha observado en los últimos meses en los diferentes recursos que tiene Asociación NOESSO (pueden consultarse en la página web www.noesso.org).



NOESSO ha dado en los últimos años un salto cualitativo en su orientación terapéutica, apostando por servicios y tratamientos terapéuticos integrados, de ahí la decisión de convertir la Comunidad Terapéutica y el Centro de Menores en recursos mixtos. De este modo apostamos con claridad por la visibilización de esta problemática y por el acceso en pie de igualdad con los hombres a los recursos disponibles para poder superarla.



Las personas que trabajan en la Asociación NOESSO han recibido durante este curso formación específica en la prestación de su actuación  atendiendo a la perspectiva de género, incluyendo no sólo la sensibilización hacia las circunstancias propias a causa de la diferencia entre hombres y mujeres sino teniendo en cuenta la relación que pueda existir entre adicciones y violencia de género.



El curso ha incluido dos apartados de formación en materia de perspectiva de género aplicada a las adicciones. El alumnado ha conocido además las herramientas operativas de trabajo, tanto en el diseño de proyectos como en la intervención, para hacer efectiva la atención desde dicha perspectiva.

La Asociación NOESSO organiza un curso de cómo abordar la atención de adicciones desde una perspectiva de género

El personal de los equipos que conforman la atención y tratamiento de adicciones de la Asociación NOESSO es el destinatario de esta actividad formativa. Se trata de una iniciativa que está unida a la necesaria actualización de conocimientos y experiencias para abordar su tarea, en la que hay que combinar el trato humano y la atención especializada.

En concreto, este curso pretende que los profesionales de los diferentes equipos sepan reconocer y abordar las especificidades del género en la atención y el tratamiento de las drogodependencias. Por otra parte, trata de favorecer la inclusión de la perspectiva de género en la práctica profesional diaria. Se trata de una actividad formativa que se pone en marcha en un momento en el que crece de manera significativa la presencia de mujeres afectadas por la problemática de las adicciones y que han dado el paso de pedir tratamiento. Esta circunstancia se ha observado en los últimos meses en los diferentes recursos que tiene Asociación NOESSO (pueden consultarse en la página web www.noesso.org).

NOESSO ha dado en los últimos años un salto cualitativo en su orientación terapéutica apostando por servicios y tratamientos terapéuticos integrados, de ahí la decisión de convertir la Comunidad Terapéutica y el Centro de Menores en recursos mixtos. De este modo apostamos con claridad por la visibilización de esta problemática y por el acceso en pie de igualdad con los hombres a los recursos disponibles para poder superarla.

Las personas que trabajan en la Asociación NOESSO recibirán durante este curso formación específica en la prestación de su actuación  atendiendo a la perspectiva de género, incluyendo no sólo la sensibilización hacia las circunstancias propias a causa de la diferencia entre hombres y mujeres sino teniendo en cuenta la relación que pueda existir entre adicciones y violencia de género.

El curso incluye dos apartados de formación en materia de perspectiva de género aplicada a las adicciones. El alumnado conocerá herramientas operativas de trabajo, tanto en el diseño de proyectos como en la intervención, para hacer efectiva la atención desde dicha perspectiva.