Entradas

,

ENTREVISTA CON NUESTRO DIRECTOR CON MOTIVO DEL 26 DE JUNIO – DÍA INTERNACIONAL DE LA LUCHA CONTRA EL USO INDEBIDO Y EL TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS

,

INVISIBLES, DOBLEMENTE DISCRIMINADAS

 MUJERS 2Las entidades de drogodependencias denuncian la invisibilidad de las mujeres consumidoras de drogas

 En el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, UNAD, la Red de Atención a las Adicciones y la Asociación NOESSO (No Estás Solo, miembro de la misma, queremos reivindicar la situación de las mujeres consumidoras de drogas en nuestro país.

Desde la red, denunciamos la invisibilidad y la doble discriminación a la que se ven sometidas las mujeres por el hecho de consumir drogas y por ser mujer.

Las mujeres se encuentran con dificultades para acceder a los tratamientos de drogodependencias actuales ya que los recursos y los programas están pensados para los hombres. El sistema no atiende de forma adecuada a las mujeres con problemas de adicciones. Sirva como ejemplo la insuficiente de atención que existe hacia el consumo de psicofármacos en mujeres, una realidad mucho más frecuente en ellas que en ellos.

Coincidiendo con este 26 de junio, queremos que la sociedad sepa que un alto porcentaje de las mujeres con problemas de adicciones ha sufrido o sufre algún tipo de violencia de género. Y esto sin olvidarnos de que su adicción actúa como una limitación para el acceso a los recursos de acogida de la red de violencia de género, lo que pone en clara evidencia la urgente necesidad de coordinación entre la red de atención a las adicciones y la red de violencia de género.

La situación se agrava en los centros penitenciarios, donde las mujeres representan el 8% de la población reclusa. Y entre ellas, las mujeres con problemas de adicción suman un tercer factor de discriminación, debido a su condición de privación de libertad en unos centros que tampoco están adaptados a sus necesidades.

Advertimos también que en los contextos de ocio se continúa penalizando el consumo de drogas por parte de la mujer a causa del prejuicio social y del estigma, considerándose este consumo como un atenuante para los hombres y un agravante para las mujeres en los episodios de violencia sexual.

Desde la Asociación NOESSO constatamos esta realidad discriminatoria hacia la mujer consumidora de drogas en nuestro entorno provincial y reivindicamos una mayor visibilización de esta situación. Al menos el 80% de las mujeres con adicciones no acceden a la red de recursos, y en muchos casos ni se atreven a ponerle nombre a su problema, y menos aún a compartirlo con sus familiares y amigos.

Todas estas realidades continúan siendo consecuencia de un sistema de valores patriarcal. Desde UNAD pedimos un rediseño de los recursos y programas actuales para que se adapten a las necesidades de las mujeres. Demandamos más profesionales con formación en perspectiva de género para que, desde un primer momento, las mujeres con problemas de adicciones reciban un trato adecuado y respetuoso desde un clima de confianza y en un espacio seguro.

 

CARTEL DIA 26 JLa Asociación NOESSO corrobora la discriminación existente.

La Asociación No Estás Solo viene trabajando en el ámbito del tratamiento de las adicciones desde 1990. Cuenta con una red de centros y programas para hacer frente a las adicciones que van desde el tratamiento ambulatorio, el abordaje en Centro de Día, en su Comunidad Terapéutica y en las Viviendas de Apoyo a la Reinserción.

Durante el último ejercicio pasaron por alguno de sus programas un total de 1750 personas en las áreas de Adicciones, Menores con Trastornos y de Inserción Laboral. Sin embargo, como reflejan los datos nuestra Memoria de Actividades, mientras que en el Área de Empleo las mujeres atendidas suponen el 70%, en el de Adicciones apenas llegan al 8%. Este dato revela la denuncia que hacemos desde UNAD.

Por último, señalar que todos los centros de NOESSO hace una década que dejaron de estar destinados a hombres, como se ha impuesto en buena parte de los centros residenciales que atienden a personas con adicciones, para convertirse en programas mixtos.

UNAD, la red más importante para el tratamiento de adicciones de Europa

UNAD es la mayor ONG de Europa dedicada a la atención de las personas con problemas de adicciones y está integrada por más de 260 entidades repartidas por todo el Estado. Esta red desarrolla anualmente más de 2.000 programas, de los que se benefician alrededor de 1.200.000 personas.

,

NOESSO, JUNTO A LAS FEDERACIONES FADAL Y ENLACE RECLAMAN UN CAMBIO PROFUNDO EN LA POLÍTICA DE DROGAS

2017-06-26-PHOTO-00000071Con motivo del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, el movimiento asociativo que trabaja en la prevención, tratamiento y rehabilitación de adicciones, demandan nuevas políticas de drogas que prioricen la salud pública y los derechos humanos frente a la mera prohibición y criminalización de quienes las consumen.

Ante el fracaso de las políticas que criminalizan apostamos por políticas que previenen y que rehabilitan.

 El uso de sustancias con propiedades psicoactivas está ligada a la historia de la humanidad. Se han utilizado en todos los tiempos y por todas las culturas. Sin embargo la forma en que cada cultura las emplea y las regula puede acarrear muchas y muy diversas complicaciones.

El abordaje que ha predominada hasta ahora es el de prohibir su venta, perseguir a quienes trafican y criminalizar a las personas que las utilizan. A esto se destina el mayor esfuerzo en personas y recursos económicos en nuestro país. Baste solo un dato, para hacer visible el enfoque que damos a esta problemática. En Almería existe una población reclusa de 820 personas, de esta población se calcula que cerca del 50 % de estas personas, sus delitos están asociados directa o indirectamente al consumo y tráfico de drogas. Mientras tanto, solo contamos con veinte plazas concertadas en Almería, para el internamiento y tratamiento en comunidades terapéuticas de personas con problemas de adicciones.

2017-06-26-PHOTO-00000010Cuando se produce una condena susceptible de buscar alternativa a la prisión generalmente no es posible.

Aprovechando la celebración de este día hemos visitado a la Presidenta de la Audiencia Provincial Dª Lourdes Molina y al Juez Decano, Don Luís Columna, para hacerles partícipes de nuestras preocupaciones y pedir que se apliquen las medidas alternativas de ingreso a la prisión, y lejos de encontrar disparidad de criterios, en ambos casos hemos encontrado actitudes de acogida y agradecimiento por nuestra iniciativa. Las dificultades son de orden estructural. Cuando se solicita una plaza pública el tiempo de espera suele ser muy largo, y “cuando se dicta una sentencia la única opción que queda es aplicar la pena, en el recurso de que se dispone, la cárcel”, nos confesaba el Juez Columna.

La violencia de género, y las condenas por conducción bajo los efectos de las drogas dos de los delitos en alza, vinculados a las adicciones.

En este Día no podemos olvidar la brecha de género. La doble penalización social y familiar contra las mujeres. Cuando son consumidoras porque son víctimas de rechazo y, con frecuencia de malos tratos, desde su entorno más próximo, y cuando su rol es el de compañeras de hombres con adicciones, porque son igualmente objetos de abuso y violencia por parte de los mismos.

Por último señalar el aumento de los delitos donde el consumo de alcohol y otras drogas está por medio. No pedimos que se baje la guardia ante este tipo de conductas temerarias que tantas vidas se lleva por delante, pero sí que se multipliquen las herramientas educativas y preventivas, que prácticamente se han barrido con la llegada de la crisis.

Menos prisión y más recursos educativos y terapéuticos

 Nuestra alternativa es clara: Menos prisión y más recursos educativos y terapéuticos. No pedimos más recursos, sino que buena parte de lo que gastamos en represión administrativa y en mantener a personas privadas de libertad, con delitos asociados a su consumo y adicciones, lo empleemos en medidas restaurativas.

El coste diario aproximado de una persona ingresada en prisión, según un Informe de Consejo de Europa (2012) es de 1950 €, mucho más de lo que cuesta el tratamiento en una Comunidad Terapéutica, y las consecuencias y resultados no tienen parangón posible.

,

LA POLÍTICA DE DROGAS HA FRACASADO Y LA ALTERNATIVA ES CLARA: APOYA, NO CASTIGUES.

Con motivo del 26 de junio, Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, desde la Federación ENLACE, de la cual NOESSO forma parte un año más nos unimos a la campaña mundial Support, Don’t Punish (“Apoya. No castigues”), con el fin de promover unas políticas de drogas que prioricen la salud pública y los derechos humanos frente a la mera prohibición.

ANTE EL FRACASO DE LAS POLÍTICAS CRIMINALES…

El uso de sustancias con propiedad psicoactivas está ligado a la historia de la humanidad, ha existido siempre y siempre existirá. Las actuales políticas de drogas, surgidas en el siglo XX y consolidadas a través de tratados internacionales, se limitan a establecer prohibiciones a la venta y uso de estas sustancias. Esta “guerra contra las drogas”, ha tenido desastrosas consecuencias:

1. Criminalización de las personas drogodependientes. La mayoría de los fondos públicos se destinan a perseguir a las personas que se encuentran en los eslabones más bajos de la cadena del mercado de las drogas, en detrimento del desarrollo de programas de prevención, tratamiento y reducción de daños. Las personas drogodependientes, en muchos casos, acaban en prisiones donde no existen las misma posibilidades terapéuticas que en libertad. Se calcula que en Andalucía hay más de 10.000 personas en prisión por problemas relacionados con las drogas (unos 9.100 hombres y 900 mujeres), la mayoría cumpliendo condenas por delitos de baja o media gravedad.

2. Represión administrativa mediante multas a las personas usuarias de drogas. Pese a que el consumo de drogas no está prohibido en nuestro país, al tratarse de una conducta libre que no daña a terceros, la Ley de Seguridad Ciudadana, recientemente reformada en 2015 y justamente bautizada como Ley Mordaza, impone duras sanciones económicas a las personas usuarias de drogas.

3. Daños a la salud de las personas consumidoras y de la sociedad en general. Al estar perseguida la venta, las condiciones en las que las personas se ven obligadas a consumir son también clandestinas, la mayoría de las veces sin medios higiénicos y sin conocer la composición/adulteración de las sustancias, lo que ha supuesto muchas muertes y el contagio masivo de enfermedades infecciosas (VIH, hepatitis, tuberculosis…). Por otro lado, la falta de regulación también impide que muchas sustancias se usen con fines terapéuticos, pese a sus reconocidas propiedades.

4. Profundización de la brecha de género. Está comprobado que las mujeres tienen más dificultades en acceder a los recursos y visibilizar su adicción, por la doble estigmatización que sufre, como adicta y como mujer que no cumple el rol atribuido por la sociedad patriarcal. Al mismo tiempo, las mujeres que consumen drogas sufren con más frecuencia violencia de género.

5. Desarrollo de estructuras de corrupción que dificultan el buen funcionamiento de las instituciones democráticas. La existencia de un mercado ilegal, que provee de ingentes beneficios a poderosas organizaciones criminales, socava el papel de las instituciones democráticas en todo el mundo.

6. Empobrecimiento de las poblaciones más vulnerables y daños al medio ambiente. Las poblaciones campesinas de los países productores de drogas se ven forzadas a cultivar coca, amapola o marihuana bajo la extorsión de los narcotraficantes. Cuando los gobiernos intentan combatir estos cultivos mediante fumigaciones masivas, las áreas acaban deforestadas. En nuestro país, los barrios más empobrecidos también ven limitadas sus posibilidades de desarrollo.

… HAY ALTERNATIVAS.

Desde NOESSO y ENLACE planteamos:

1. Regulación y control de los mercados, empezando por el cannabis.
2. Prevención del uso abusivo, dotando a la población de herramientas para un consumo responsable.
3. Políticas centradas en el fomento de la salud y en la igualdad de género.
4. Mayores recursos destinados al tratamiento y la reducción de daños.
5. Fomento de la justicia restaurativa y abandono del uso masivo de la cárcel como herramienta de control social.
6. Disminución de los inaceptables niveles de desigualdad económica, mediante políticas redistributivas globales y estatales.

noesso- enlace

,

LAS ADICCIONES NO SON “COSA DE HOMBRES”

La Asociación NOESSO presenta un Proyecto de creación de plazas de Emergencia Social para el tratamiento terapéutico de mujeres con problemas de adicciones en Comunidad Terapéutica.  

La Asociación NOESSO visita al Diputado delegado del Área de Bienestar Social, Igualdad y Familia, de la Diputación Provincial, D. Ángel Escobar. Al acto asistió por parte de la Diputación, además del diputado, la Coordinadora General de Bienestar Social, Dª Mª de los Ríos, y por parte de la Asociación, su presidenta, Mª Luisa Martín, el Cslider-cuadrado-2oordinador Terapéutico de la C. Terapéutica, José Luís Valverde, y el Director de la entidad, Juan S. Miranda.

Las mujeres con problemas de adicciones están invisibilizadas  y son más penalizadas, familiar y socialmente, que los hombres.

En la entrevista la asociación NOESSO presentó un proyecto de tratamiento de mujeres en situación de emergencia social, con problemas de adicciones. Se pretende así para hacer frente a dos factores que está castigando doblemente a las mujeres con problemas de adicciones: la invisibilidad, acompañada, muchas veces de violencia, y la falta de acceso a la red de recursos, públicos y privados, para afrontar su adicción.

 El perfil de las adicciones ha cambiado, pero la red está pensada para atender a hombres.

La historia viene de muy atrás. Es a mediados de los años 80 cuando se ponen en marcha los dispositivos que hoy conforman la red asistencial de atención a las drogodependencias. En aquellos momentos centenares de jóvenes, hombres la inmensa mayoría, padecieran una adicción a la heroína, entonces, que les llevaba a perder la salud, la libertad, el trabajo, la familia, y, para muchos, la vida.

Con el paso del tiempo, la llegada del VIH y muchas otras razones, hicieron que la heroína fuera perdiendo protagonismo, ante la aparición de a otra droga, aparentemente más inofensiva, y ligada, no a la pobreza y la exclusión, sino al éxito y las clases medias/altas.

El paso de los años ha dejado algo más que  evidencias de las consecuencias que la cocaína, mezclada con alcohol y otras muchas sustancias tóxicas. Hoy, cuando se han ido ganando batallas a la muerte por VIH, los perfiles de policonsumidores, y con patología dual son el público que llena nuestras comunidades terapéuticas.

Por último, es preciso señalar, que además de la evolución de los patrones de consumo, también ha ido cambiando el perfil de los consumidores. Si inicialmente caían sobre todo jóvenes, sin cultura, y con frecuencia ligados a ambientes marginales y,  en la inmensa mayoría de los casos, hombres, en estos momentos el perfil de las víctimas es bien diferente.

La salud, y el tratamiento para afrontar ésta y todas las patologías, no puede tener, ni depender, del género.

Lo verdaderamente llamativo de este momento es que, cuando la prevalencia en los consumos de hombres y mujeres ha alcanzado casi la equiparación en número de personas afectadas, de cada 100 personas que llegan a los dispositivos de tratamiento, solo 10 son mujeres, y el resto hombres.

Nuestra hipótesis, apoyada en la experiencia de 26 años de abordaje de esta problemática es que las mujeres con adicciones están invisibilizadas, son mucho más penalizadas familiar y socialmente que los hombres y de ahí que padezcan su adicción en solitario, siendo víctimas de su dependencia , y, en muchos casos, de la violencia de su entorno. Sea o no acertada nuestra hipótesis, lo que es incuestionable es que hay miles de mujeres en la sombra, invisibles, atravesando patologías gravísimas sin recibir tratamiento alguno.

Es preciso facilitar la incorporación de la mujer a los tratamientos, en pie de igualdad a los hombres.

DSC_3279-2En NOESSO hace varios años que nos dimos cuenta de la gravedad de la discriminación existente para con las mujeres que padecen alguna adicción. Esta realidad nos llevó a tomar varias decisiones estratégicas, que cambiaron en gran medida el rumbo de nuestro modelo de intervención. Varias son las líneas de trabajo emprendidas:

1.Iniciar una línea de formación y de investigación que nos llevase a descubrir la realidad de las mujeres con adicciones.

2.Ponernos a trabajar en el diseño de un Plan de Igualdad de Género, que afrontara la presencia de la violencia machista en los entornos de las personas consumidoras.

3.Convertir todos los centros exclusivos, para hombres, en centros para el tratamiento de las adicciones mixtos.

4.Incorporar, de manera transversal, el abordaje de la perspectiva de género en los tratamientos, para afrontar la presencia de la desigualdad, y la violencia a ella asociada, en los tratamientos terapéuticos.

5.Asumir el compromiso ético de predicar con el ejemplo, procurando formar equipos multidisciplinares paritarios, así como tender a esa paridad en los cargos de responsabilidad y en la propios órganos directivos.

6.Adoptar medidas de conciliación de la vida laboral y familiar de los profesionales que trabajan en NOESSO.

Es el momento de ajustar (hacer justos) los dispositivos de nuestras redes para que sean accesibles a todos/as.

La Asociación NOESSO le presentó a la Diputación, como entidad que coordina el Centro Provincial de Drogodependencias, una doble propuesta, que contiene, un objetivo doble:

  1. Promover la visibilidad y la toma de conciencia de estas mujeres, para que pidan ayuda.
  2. Disponer de dos plazas en Comunidad Terapéutica, de emergencia social para el tratamiento de las adicciones de mujeres en situación de exclusión social, en tanto se les concede una plaza pública.

Evidentemente, para llevar a cabo la actuación solicitamos la creación de dos plazas de emergencia social para mujeres con problemas de adicciones en situación o riesgo de exclusión social. NOESSO, por su parte, se compromete a financiar 1/3 del coste de estas plazas.