Entradas

INVISIBLES, MURIENDO EN VIDA, SOLAS, ENTRE FÁRMACOS

Como cada segundo miércoles del mes, un grupo de personas nos reunimos en la Plaza del Educador de Almería, convocados por la Plataforma «Almería Unidos contra la Pobreza». En esta ocasión dos situaciones de muerte en el mar, y de muerte en vida, han centrado nuestra atención, reflexión y denuncia. Una nueva muerte de alguien que buscaba remedios para su vida, y la de las mujeres con adicciones y víctimas de violencia de género, condenadas a morir en vida entre alcohol, fármacos, y otras sustancias.

 

Un lazo más, una vida menos

El acto comenzó con un emotivo recuerdo de la última víctima de un emigrante en el mar, sumando un nuevo lazo a nuestra larga cadena, y la lectura del poema de Pilar del Río «Mi hijo muere cada tarde en el mar»

A continuación se denunció la existencia de una frecuente asociación entre adicciones y violencia de género

Las redes de atención a las adicciones, UNAD y ENLACE, de las que NOESSO forma parte, vienen denunciando ese tremenda situación de mujeres con problemas de adicciones, que sufren además diversas violencias de género, ya sea en la pareja, institucional, social,… Su existencia es invisible para la sociedad.

Las mujeres con problemas de adicciones no cuentan con los programas, ni los recursos, ni la atención, que les ayude a tomar conciencia de lo que les pasa y que les ofrezca otra salida que el círculo vicioso del uso y abuso de sustancias, bien poco importa si recetadas o adquiridas por cuenta propia, que sean legales o ilegales.

Doble exclusión

Hoy hemos vuelto a denunciar que la inmensa mayoría de estas mujeres no acceden a los recursos de atención a las personas con adicciones. La red de atención a las drogodependencias no aborda la violencia de género, y los espacios de atención a las víctimas de violencia no están pensados para mujeres con problemas de adicciones, siendo estas motivo de exclusión o expulsión.

Exigimos a las administraciones públicas que redoblen esfuerzos para ayudar a estas mujeres a salir de la invisibilidad y el acceso a recursos y tratamientos adecuados de sus dolencias, que puede y debe tener cura.

Por último, reclamamos la solidaridad de las familias para que superen el miedo y los complejos y acepten que están ante un problema de salud, del que se sale con comprensión ya poyos: sanitarios, sociales, psicológicos, educativos,… Muchas de estas mujeres se atrevieron a ponerle nombre a su situación y pidieron ayuda, y  han encontrado salida.

INVISIBLES, SUFRIENDO EN SILENCIO

La Red de Atención a las Adicciones, UNAD y ENLACE, de las que NOESSO forma parte, quiere sumarse a las iniciativas que se llevan a cabo con motivo del 8 de marzo; en especial desea llamar la atención sobre la situación de las mujeres con problemas de adicciones, que sufren diversas violencias de género: en la pareja, sexual, institucional y social. Su existencia es invisible para la sociedad.

Para la red de UNAD y ENLACE es fundamental el trabajo que vienen realizando con mujeres ya que ellas viven una realidad marcada por la discriminación y el maltrato.

Las mujeres con problemas de adicciones no cuentan con los programas, ni los recursos, ni la atención, para poder salir de las situaciones vitales que cronifican sus adicciones. Cabe destacar que solo 1 de cada 4 se acercan a la red para pedir ayuda. Además, muchos de los problemas de adicción de las mujeres permanecen invisibilizados a causa de la penalización social que reciben.

Por este motivo, la red de entidades que agrupan a UNAD y ENLACE trabajan actualmente en distintas iniciativas destinadas a dar visibilidad a las mujeres con problemas de adicciones entre las que cabe destacar: las III jornadas sobre adicciones y género, los proyectos de formación y asesoría a entidades para la incorporación de la perspectiva de género en sus programas de intervención con mujeres, y los proyectos de investigación, como el dedicado a la problemática de la adicción al juego online, desde perspectiva de género.

Gracias al convenio entre la red UNAD y la Federación de Mujeres Progresistas se han implantado planes de igualdad, tanto en la propia organización como en diferentes territorios de la red. UNAD, participa en los grupos de trabajo sobre género: EAPN, ROSEP, el Consejo Español de Drogodependencias y Otras Adicciones. También se ha trasladado al Plan Nacional Sobre Drogas la necesidad de incorporar el género en todas las políticas estatales de drogas. Por su parte, la red a nivel territorial, a través de los diferentes tipos de servicios, desarrolla multitud de iniciativas encaminadas a mejorar la calidad de vida de las mujeres con problemas de adicciones.

Pero a pesar de los avances de los últimos años, UNAD y ENLACE debemos continuar reivindicando el vacío legal y la falta de atención que viven las mujeres con adicciones y que son víctimas de violencia de género. Y es que, salvo excepciones, los recursos no están diseñados para abordar esta realidad. La red de atención a las drogodependencias no aborda la violencia de género, y los espacios de atención a las víctimas de violencia de género no están pensados para mujeres con problemas de adicciones, siendo estos motivo de exclusión o expulsión.

Desde UNAD y ENLACE denunciamos la alta tolerancia de la sociedad en relación a la violencia sexual sobre una mujer especialmente si está bajo los efectos del alcohol, otras sustancias, o en el caso de que tenga una adicción. Porque un 8 de marzo más: las mujeres con problemas de adicción también tienen derecho a una vida libre de violencias de género.

Desde la Asociación NOESSO también queremos denunciar, así mismo, el hecho de que en tiempos en que los problemas de las adicciones afectan cada vez a mayor número de mujeres, el acceso a los recursos necesarios para abordarlas sigue siendo minoritario para ellas. Exigimos que desde las administraciones públicas se redoblen los esfuerzos para sacar de la invisibilidad a las mujeres con adicciones (legales como el alcohol o los fármacos, o ilegales). Al mismo tiempo, reclamamos la solidaridad de las familias para superar miedos y complejos y aceptar que se trata de personas con un problema de salud, que debe y puede tener cura. Por último, el tejido asociativo hemos de ser autocríticos y emplearnos a fondo para introducir cambios y remover obstáculos de manera que los recursos, públicos y privados, sean inclusivos y atiendan a personas con adicciones, y dejen de ser pensadas como servicios para hombres.

ENTREVISTA CON NUESTRO DIRECTOR CON MOTIVO DEL 26 DE JUNIO – DÍA INTERNACIONAL DE LA LUCHA CONTRA EL USO INDEBIDO Y EL TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS

INVISIBLES, DOBLEMENTE DISCRIMINADAS

 MUJERS 2Las entidades de drogodependencias denuncian la invisibilidad de las mujeres consumidoras de drogas

 En el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, UNAD, la Red de Atención a las Adicciones y la Asociación NOESSO (No Estás Solo, miembro de la misma, queremos reivindicar la situación de las mujeres consumidoras de drogas en nuestro país.

Desde la red, denunciamos la invisibilidad y la doble discriminación a la que se ven sometidas las mujeres por el hecho de consumir drogas y por ser mujer.

Las mujeres se encuentran con dificultades para acceder a los tratamientos de drogodependencias actuales ya que los recursos y los programas están pensados para los hombres. El sistema no atiende de forma adecuada a las mujeres con problemas de adicciones. Sirva como ejemplo la insuficiente de atención que existe hacia el consumo de psicofármacos en mujeres, una realidad mucho más frecuente en ellas que en ellos.

Coincidiendo con este 26 de junio, queremos que la sociedad sepa que un alto porcentaje de las mujeres con problemas de adicciones ha sufrido o sufre algún tipo de violencia de género. Y esto sin olvidarnos de que su adicción actúa como una limitación para el acceso a los recursos de acogida de la red de violencia de género, lo que pone en clara evidencia la urgente necesidad de coordinación entre la red de atención a las adicciones y la red de violencia de género.

La situación se agrava en los centros penitenciarios, donde las mujeres representan el 8% de la población reclusa. Y entre ellas, las mujeres con problemas de adicción suman un tercer factor de discriminación, debido a su condición de privación de libertad en unos centros que tampoco están adaptados a sus necesidades.

Advertimos también que en los contextos de ocio se continúa penalizando el consumo de drogas por parte de la mujer a causa del prejuicio social y del estigma, considerándose este consumo como un atenuante para los hombres y un agravante para las mujeres en los episodios de violencia sexual.

Desde la Asociación NOESSO constatamos esta realidad discriminatoria hacia la mujer consumidora de drogas en nuestro entorno provincial y reivindicamos una mayor visibilización de esta situación. Al menos el 80% de las mujeres con adicciones no acceden a la red de recursos, y en muchos casos ni se atreven a ponerle nombre a su problema, y menos aún a compartirlo con sus familiares y amigos.

Todas estas realidades continúan siendo consecuencia de un sistema de valores patriarcal. Desde UNAD pedimos un rediseño de los recursos y programas actuales para que se adapten a las necesidades de las mujeres. Demandamos más profesionales con formación en perspectiva de género para que, desde un primer momento, las mujeres con problemas de adicciones reciban un trato adecuado y respetuoso desde un clima de confianza y en un espacio seguro.

 

CARTEL DIA 26 JLa Asociación NOESSO corrobora la discriminación existente.

La Asociación No Estás Solo viene trabajando en el ámbito del tratamiento de las adicciones desde 1990. Cuenta con una red de centros y programas para hacer frente a las adicciones que van desde el tratamiento ambulatorio, el abordaje en Centro de Día, en su Comunidad Terapéutica y en las Viviendas de Apoyo a la Reinserción.

Durante el último ejercicio pasaron por alguno de sus programas un total de 1750 personas en las áreas de Adicciones, Menores con Trastornos y de Inserción Laboral. Sin embargo, como reflejan los datos nuestra Memoria de Actividades, mientras que en el Área de Empleo las mujeres atendidas suponen el 70%, en el de Adicciones apenas llegan al 8%. Este dato revela la denuncia que hacemos desde UNAD.

Por último, señalar que todos los centros de NOESSO hace una década que dejaron de estar destinados a hombres, como se ha impuesto en buena parte de los centros residenciales que atienden a personas con adicciones, para convertirse en programas mixtos.

UNAD, la red más importante para el tratamiento de adicciones de Europa

UNAD es la mayor ONG de Europa dedicada a la atención de las personas con problemas de adicciones y está integrada por más de 260 entidades repartidas por todo el Estado. Esta red desarrolla anualmente más de 2.000 programas, de los que se benefician alrededor de 1.200.000 personas.

NOESSO, JUNTO A LAS FEDERACIONES FADAL Y ENLACE RECLAMAN UN CAMBIO PROFUNDO EN LA POLÍTICA DE DROGAS

2017-06-26-PHOTO-00000071Con motivo del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, el movimiento asociativo que trabaja en la prevención, tratamiento y rehabilitación de adicciones, demandan nuevas políticas de drogas que prioricen la salud pública y los derechos humanos frente a la mera prohibición y criminalización de quienes las consumen.

Ante el fracaso de las políticas que criminalizan apostamos por políticas que previenen y que rehabilitan.

 El uso de sustancias con propiedades psicoactivas está ligada a la historia de la humanidad. Se han utilizado en todos los tiempos y por todas las culturas. Sin embargo la forma en que cada cultura las emplea y las regula puede acarrear muchas y muy diversas complicaciones.

El abordaje que ha predominada hasta ahora es el de prohibir su venta, perseguir a quienes trafican y criminalizar a las personas que las utilizan. A esto se destina el mayor esfuerzo en personas y recursos económicos en nuestro país. Baste solo un dato, para hacer visible el enfoque que damos a esta problemática. En Almería existe una población reclusa de 820 personas, de esta población se calcula que cerca del 50 % de estas personas, sus delitos están asociados directa o indirectamente al consumo y tráfico de drogas. Mientras tanto, solo contamos con veinte plazas concertadas en Almería, para el internamiento y tratamiento en comunidades terapéuticas de personas con problemas de adicciones.

2017-06-26-PHOTO-00000010Cuando se produce una condena susceptible de buscar alternativa a la prisión generalmente no es posible.

Aprovechando la celebración de este día hemos visitado a la Presidenta de la Audiencia Provincial Dª Lourdes Molina y al Juez Decano, Don Luís Columna, para hacerles partícipes de nuestras preocupaciones y pedir que se apliquen las medidas alternativas de ingreso a la prisión, y lejos de encontrar disparidad de criterios, en ambos casos hemos encontrado actitudes de acogida y agradecimiento por nuestra iniciativa. Las dificultades son de orden estructural. Cuando se solicita una plaza pública el tiempo de espera suele ser muy largo, y “cuando se dicta una sentencia la única opción que queda es aplicar la pena, en el recurso de que se dispone, la cárcel”, nos confesaba el Juez Columna.

La violencia de género, y las condenas por conducción bajo los efectos de las drogas dos de los delitos en alza, vinculados a las adicciones.

En este Día no podemos olvidar la brecha de género. La doble penalización social y familiar contra las mujeres. Cuando son consumidoras porque son víctimas de rechazo y, con frecuencia de malos tratos, desde su entorno más próximo, y cuando su rol es el de compañeras de hombres con adicciones, porque son igualmente objetos de abuso y violencia por parte de los mismos.

Por último señalar el aumento de los delitos donde el consumo de alcohol y otras drogas está por medio. No pedimos que se baje la guardia ante este tipo de conductas temerarias que tantas vidas se lleva por delante, pero sí que se multipliquen las herramientas educativas y preventivas, que prácticamente se han barrido con la llegada de la crisis.

Menos prisión y más recursos educativos y terapéuticos

 Nuestra alternativa es clara: Menos prisión y más recursos educativos y terapéuticos. No pedimos más recursos, sino que buena parte de lo que gastamos en represión administrativa y en mantener a personas privadas de libertad, con delitos asociados a su consumo y adicciones, lo empleemos en medidas restaurativas.

El coste diario aproximado de una persona ingresada en prisión, según un Informe de Consejo de Europa (2012) es de 1950 €, mucho más de lo que cuesta el tratamiento en una Comunidad Terapéutica, y las consecuencias y resultados no tienen parangón posible.