Se reduce el número de personas usuarias atendidas en NOESSO pese a los esfuerzos de realizar todos los programas en tiempo de pandemia

Trabajar en medio de la pandemia, aplicando férreas medidas de prevención para proteger a las personas, ha hecho especialmente compleja la tarea de NOESSO en 2020. No obstante, podemos felicitarnos porque se han ejecutado todos los programas, e incluso se han puesto en marcha dos recursos nuevos fortaleciendo nuestro compromiso con los jóvenes con problemas. Sin embargo, los datos arrojan una reducción de las personas atendidas arrastrados por la aplicación de los protocolos del COVID19.

 

Desde NOESSO se ha realizado una evaluación de los resultados y el impacto social y económico del ejercicio 2020. Particular interés presenta la comparativa entre el número de personas atendidas en los programas de atención a las adicciones, inclusión de jóvenes e inserción socio-laboral que se ha realizado en 2019 y en 2020.

Entre los recursos que NOESSO gestiona para la inclusión de las personas podemos destacar su Comunidad Terapéutica para quienes quieren salir de una adicción. Este recurso acogió a  110 personas en 2019, en 2020 solo atendió a 96, lo que significa un descenso de 14 personas menos atendidas. En acogida, información y diagnóstico, se ha pasado de 268 personas atendidas en 2019, a 230 personas atendidas en 2020, lo que son 38 personas menos. Otros programas han logrado mantener su nivel de atención. Por ejemplo, en el servicio de orientación laboral, Andalucía Orienta, se ha pasado de 784 en 2019, a 786 en 2020, lo que implica un leve incremento. La atención a menores también se ha logrado mantener, ya que el Centro de Menores Paco Fernández ha mantenido el número de  personas atendidas en los dos últimos ejercicios. Sin embargo, de un año a otro, en el cómputo global se ha atendido a 688 personas menos, lo que significa un 18 %  menos de personas atendidas en los recursos de NOESSO.

Muchos han sido los factores que hay que tener en cuenta para explicar esta reducción de personas atendidas. Durante algunos meses varios servicios solo ha sido posible prestarlos de forma telefónica, incluso ha habido periodos del año en los que no ha sido posible hacer ingresos de nuevas personas en la Comunidad Terapéutica, las altas voluntarias aumentaron debido a la ansiedad generalizada por la situación.  En algunos momentos no se han podido realizar salidas desde los centros, ni salidas programadas, ni visitas de la familia, o realizar actividades ordinariamente programadas, lo que ha exigido un importante reajuste de la programación de los Centros.

Nuevos programas y refuerzo en los equipos

Pese a la situación de adversidad, desde NOESSO se han comenzado dos nuevos programas, Alandar +18, dedicado a la inclusión socio-laboral de personas extuteladas, procedentes del Sistema de Protección de Menores,  donde se han atendido a 18, abriendo dos viviendas que han servido de recurso y alojamiento para ellos.

También se ha iniciado el Programa La Fuente, donde NOESSSO ha puesto su experiencia terapéutica, educativa y de reinserción, al servicio de un programa con capacidad para ocho menores en conflicto social. Estos menores son tutelados por el Sistema de Protección y se han trabajado las herramientas necesarias para incentivar su normalización impulsando nuevos aprendizajes.

La puesta en marcha de estos programas ha conllevado un aumento significativo de la plantilla de profesionales contratados y la movilización de importantes recursos. Debido a las nuevas contrataciones, se ha llegado a más de 60 profesionales contratados en 2020, mientras que en 2019 estaba en torno a los 50.

Nuevos protocolos para combatir el COVID

Fruto del esfuerzo de los diferentes equipos el resultado ha sido que los centros residenciales de NOESSO se han mantenido sin ningún caso de COVID. Se han reservado áreas determinadas de los centros por si era necesario tener que guardar un tiempo de aislamiento o cuarentenas en caso de contagio o contacto con alguien con el virus Hay que reseñar que las personas que ingresan, o vuelven de salidas, han tenido que guardar cuarentenas.

Para el ingreso en los centros residenciales  se ha pedido, como es preceptivo, PCR negativa o resultados de test de antígenos para poder acceder a estos recursos. Las exigencias de los protocolos de higiene han sido muy altas, llegando a una limpieza de los puestos de trabajo y desinfección diaria. También se ha realizado una subdivisión grupal para poder hacer una mejor gestión de los espacios y garantizar la distancia social recomendada o la utilización de espacios exteriores siempre que ha sido posible. Además, todo lo que trae la persona que ingresa, ropa y otras pertenencias, de fuera de los centros, se pone en cuarentena.

El impacto de la pandemia, ocasionada por el COVID19, ha sido significativo. Si bien se han mantenido la totalidad de los programas y recursos activos, en todo momento, las medidas preventivas y la puesta en marcha de los protocolos de actuación, han obligado a redoblar los esfuerzos personales y económicos, al tiempo que han provocado un descenso significativo de la rentabilidad social de nuestros servicios. Particular mención merece el incremento del número de bajas laborales ocasionadas directamente por posibles contactos con el COVID, lo que ha acarreado un incremento significativo del gasto de sustitución de profesionales.

 

Asociación NOESSO

NOESSO es una Asociación sin ánimo de lucro, de interés social y declarada de utilidad pública. Da una respuesta integral a quienes sufren algún tipo de adicción o se encuentran en situación de riesgo, acompaña el cambio de menores con problemas de conducta, y genera itinerarios de inserción laboral para personas en situación o riesgo de exclusión.

 

Para más información:

Juan Sánchez Miranda, Director Asociación NOESSO.

Email jsmiranda@noesso.org

Teléfono: +34 686 74 09 87

Isabel Porras Novalbos, Responsable de Comunicación: comunicacion@cais.coop

“Le diría a mis chavales que hay esperanza y que tengan cuidado”, Faustino Montoro, educador de NOESSO, nos cuenta su experiencia con el COVID

Faustino Montoro, es educador y formador en NOESSO, nos cuenta su experiencia de recuperación y comienzo de una nueva etapa después de la dura experiencia de haber contraído COVID y haberlo afrontado desde un pronóstico muy grave. ¡Nos alegramos de su recuperación, aunque lenta, ya está prácticamente terminada! Desde NOESSO esperamos su incorporación con los brazos abiertos, y con nuevos horarios y actividades compatibles para su nueva etapa laboral en nuestra asociación.

Nos alegra mucho tenerte entre nosotras y nosotros de nuevo. ¿Cómo ha ido tu recuperación tras haber pasado el COVID19?

La recuperación ha sido dura porque pasé 8 días en la UCI, y tras esto había perdido mucha masa muscular. Así que tuve que pasar a hacer una recuperación de volver a aprender a hablar, a andar, a masticar, he estado completamente paralizado. La recuperación ha sido muy dura no solo por aprenderlo todo de nuevo. Ahora a nivel muscular estoy casi al 100 por cien, aunque lo que me queda por recuperar es la resistencia. Los médicos me han dicho que no me preocupe, que voy bien.

¿Qué tal has estado de ánimo?

Es una experiencia difícil, en el hospital te ves solo, estás acompañado por médicos y enfermeras. Agradezco mucho el apoyo del Hospital del Poniente, han tenido mucha paciencia conmigo. Desbordante. Episodios complicados, por ejemplo he pasado un síndrome de abstinencia. Imagínate, que he sido educador, y he tenido que trabajar con tema de adicciones, pero no sabía que se pasaba tan mal. Nunca me hubiera imaginado lo mal que se pasa, yo lo había visto, pero no es lo mismo que pasarlo tú. Durante el COVID tuve un paro multiorgánico, se pararon todos los órganos, entonces para reanimarme me pusieron mucha medicación, derivados de opio. Una vez que me subieron a planta me quitaron la medicación y veía delirios y paranoias. La verdad que si no hubiera sido por el apoyo de enfermeras y equipo médico hubiera sido mucho peor.

¿Te habrás acordado mucho de esas personas con adicciones a las que has acompañado?

Me he acordado muchísimo. No solo he pasado este síndrome de abstinencia. Ingresé un viernes por la noche y no me acuerdo de nada. Me dio una subida de fiebre, de 42,8, y me produjo una cefalea y una actitud con trastorno de conducta. Yo trabajo en NOESSO con chicos con trastorno de conducta, así que por ahí también, aunque de eso no me acuerdo de nada.

¿Cuál ha sido tu recorrido profesional en NOESSO?

Empecé en 2005, comencé en la comunidad terapéutica de Laujar de Andarax, en La Quinta. Estuve casi un año con personas con problemas de adicciones. Casi fue el primer contacto con estos temas que tuve. Ese año salió una plaza en Vícar, que me cogía más cerca, y además me gustaba más, porque había parte de formación. Así que, entré en una casa de apoyo a la reinserción, con chavales, donde ejercía de educador, hacía talleres, ayudaba a encontrar trabajo, talleres de prevención de drogas. Hacia resolución de conflictos. Además ayudaba en el centro de día con todo el tema de los cursos de fontanería, electricidad, albañilería, estive trabajando con personas que habían salido de prisión y con personas desempleadas. Después, me reubicaron en el Centro de Menores con Problemas de Conducta y ejercía de educador. Me encargué de temas de formación y talleres educativos de adicciones y educación sexual. El tema formativo me gusta mucho. Ahí ya me di de baja, porque contraje el COVID.

¿Has echado de menos tus labores durante la baja todo este tiempo?

He echado de menos muchísimo. Sobre todo a los compañeros, a los niños. Se crean unos vínculos emocionales muy fuertes. Entonces, cuando lo pasas mal es inevitable que eches mano de esos vínculos, familiares, laborales, de los compañeros, de los niños. Se echa de menos el contacto social que este virus nos lo está arrebatando.

¿Habrás echado de menos el contacto social?

Mucho. Soy una persona muy sociable con muchísimos amigos, pero con esto me he dado cuenta que me conoce más gente de la que yo pensaba. Una día estaba en plata para y entró un médico a hacer una prueba y cuando ve mi nombre me dice. “¡Hombre, tu eres el famoso Faustino Montoro, el teléfono me arde, no sabes la cantidad de gente que me llama para saber cómo estás! Con todo esto me siento muy afortunado por toda la gente que se preocupa de mí, que me quiere, también cuesta mucho no abrazar a la gente cuando la ves. ¡Ojala cambie!

Imagen: Faustino abraza a su familia tras el alta hospitalaria.

¿Qué retos te planteas en 2021?

En primer lugar empezar con un preparador físico, y con una gran amiga que es fisioterapeuta. Quiero volver a mi trabajo en Centro de Menores en NOESSO, volver a mis labores que también llevo la administración de fincas, algunas cosas que tengo. ¡En fin! Muchos proyectos de familia, de estar más con ellos, de vivir las cosas más intensas. Quiero volver a lo que era antes. Volver a jugar al baloncesto, al fútbol con los chavales, volver a tener toda esa actividad que tenía con ellos.

He escuchado que tienes familia. ¿Qué tal ha sido el acompañamiento familiar? ¿Habrá sido todo un ajuste familiar?

Sí, tengo mujer y dos hijas. Vivo en una casa de dos plantas y tuvimos que bajar la cama abajo, las niñas se han concienciado mucho con la enfermedad. Cogen la mascarilla lo primero. Las niñas tienen 8 y 10 años, ya son mayores y me han ayudado muchísimo, tanto ellas como mi mujer.

¿Cómo está evolucionando el virus en Almería?

Me preocupa mucho. Hay mucha gente que no está concienciada, no usan la mascarilla. Puede ser que haya intereses, pero lo sí es cierto que el virus está ahí.  Hay mucha gente que está intentando normalizar la situación. Yo creo que esto es algo más. No estamos concienciando de forma adecuada. Veo a gente que no sale con la mascarilla de forma adecuada, gente que ni la usa, y le quitan importancia y la verdad es que es un problema. Hay repuntes importantes. Está el tema de la cepa de Inglaterra, que se cree que ya está azotando Andalucía y que la mayoría de los casos ya son de ahí. Es un problema muy grave. A los que lo hemos pasado, y el médico me lo ha dicho, no tenemos garantizado no volverlo a coger. Tengo unos anticuerpos muy fuertes pero no me garantizan que no pueda coger una nueva cepa en un 100 por cien.

¿Cómo ha sido el apoyo de NOESSO? ¿Te has sentido apoyado por la entidad en la que trabajas?

Juan Sánchez me ha llamado varias veces, mi coordinador de menores, Miguel, también, y me ha mandado muchos WhastApps. Sí he sentido el apoyo por parte de NOESSO.

¿Cómo va a ser el reencuentro? ¿Lo habéis hablado?

En menores tenemos unos horarios peculiares, ya que hay turnos de 12 o 14 horas, porque el trabajo lo requiere. Hacer una noche en el centro es algo duro, porque trabajas por la noche. Ellos me han dado opciones, adaptado horarios, incluso me han dicho que empiece con media jornada, y vaya incorporándome, hacer lo posible para la incorporación. He empezado esta semana con mi preparador físico, dependiendo de la evolución del sistema de resistencia y de fatiga, y si va bajando el tema de la fatiga, ya me incorporaría.

¿Cuál sería el mensaje que les darías a tus chavales del centro?

El mensaje es que confíen, que hay esperanza, sobre todo de esperanza, y que tengan cuidado que no es una broma.  Qué confíen en los educadores y las personas de alrededor, que eviten las situaciones de riesgo como reuniones, o no usar la mascarilla, y que tengan ilusión para salir del centro, tener sus estudios y tener sus trabajos.  Es muy difícil porque estando en esta situación que cada vez hay más casos y es una situación negativa. Si me gusta mi trabajo, si quiero ir a trabajar, si me gusta trabajar es porque confío en el camino de la persona, es porque pienso que todo ser humano podemos cambiar, sino no podría trabajar en NOESSO.

¿Y cómo te sientes ahora?

Me siento muy motivado. Soy una persona que siempre tiene mucha motivación y este proceso me ha trastocado mucho la motivación. Cuando estaba en la camilla y quería andar, se dieron cuenta los enfermeros que había quemado el bello de los gemelos de rozar las piernas, no paraba de mover las piernas de los gemelos, porque lo que quería era volver a andar, quería irme del hospital. Estar en el hospital fue lo duro, una vez que salí y estuve en mi casa con mi mujer y mis hijas la motivación subió, a trabajar y a seguir adelante.

¿Quieres compartir algo con tus compañeros y compañeras de NOESSO?

Dar las gracias a todo el mundo que me ha apoyado. Que me ha ayudado y que han estado ahí de una forma u otra. Lanzar el mensaje de esperanza. El hombre tiene capacidad de salir de todas las situaciones. Poco a poco volveremos a la normalidad, y tenemos que reinventarnos para seguir adelante.

NOESSO continua su intervención en la Prisión de Almería “El Acebuche” durante el Estado de Alarma

NOESSO participa en el Programa Marco de Intervención en Prisión desde 2019. Se hace apoyo psicológico a las personas que tienen problemas de adicciones y se encuentran en la Prisión de Almería “El Acebuche”. Su equipo de psicólogas, trabajadores sociales y formadoras llevan a cabo un programa que apoya a través de actividades como atención psicológica y diferentes talleres formativos de prevención de recaídas, prevención de sobredosis, talleres de reducción del daño, además  de acompañamiento. En este programa son mujeres y jóvenes, que están privadas de libertad, y se acompaña su proceso y se ayuda a su integración en la sociedad durante el cumplimiento de sus condenas,  para poder integrarse una vez finalizado su período en la cárcel.

Pese al Estado de Alarma que se ha vivido en las últimas semanas, la ejecución del Programa Marco y las intervenciones en prisión han continuado gracias a que se ha tenido contacto a través de cartas con las personas presas, lo que ha ayudado a continuar el trabajo, el apoyo y el contacto. Muchas de ellas han estado en contacto con el equipo y se ha seguido trabajando de forma telemática. Además, ya se han dado grandes pasos en la Prisión de Almería “El acebuche” donde se ha desinfectado el centro y se ha anunciado que pronto comenzarán las comunicaciones orales.

Este Programa Marco de Intervención en Prisión surge de la convocatoria a nivel andaluz del IRPF gestionada por Federación Andaluza Enlace, red de atención a las adicciones de la que NOESSO es parte. Gracias a esta financiación se interviene para apoyar a las personas que están en prisión, mujeres y jóvenes, que se encuentran con problemas de adicciones.

En el trabajo de NOESSO por la integración social de las personas, NOESSO no solamente trabaja en la Prisión con este Programa Marco, también con el Programa Reincorpora de La Caixa mantiene un trabajo de intervención con las personas presas que ha continuado en el Estado de Alarma a través de cartas, se han realizado videollamadas y trabajado por medios telemáticos.

 

Recibimos con alegría el “negativo generalizado” en los tests que han hecho los mejores sanitarios del mundo en nuestros centros!

Hoy hemos tenido de nuevo la visita de los enfermeros de nuestros Centros de Salud de Vícar, Ana y Rafa y del Centro de Laujar ha venido Pablo.

La actuación de estos profesionales de salud está siendo fenomenal. Su presencia entre nosotras y nosotros está resultando especialmente pedagógica. Nos están informando, formando, facilitando medidas de protección personal y revisando nuestros protocolos de actuación. Además, han realizado un test rápido a todos los profesionales y personas usuarias de todos nuestros recursos residenciales: de la Vivienda de Apoyo a la Reinserción, del Programa Alandar +18 con chicos mayores de edad, del Centro de Menores y de la Comunidad Terapéutica.

En Laujar, el enfermero ha terminado con una charla formativa para todo nuestro equipo de profesionales de Comunidad Terapéutica, dando a conocer las características del COVID-19, las actuaciones preventivas a tener presentes, la revisión del plan de actuación en caso de tener algún caso de contagio y otros temas de utilidad.

El negativo generalizado de los test a los que nos hemos sometido, profesionales y personas usuarias, ha sido toda una fiesta.  Desde aquí queremos felicitar a todos, y agradecer a los profesionales sanitarios que con tanto esmero nos cuidan.

En esta crisis hemos denunciado que, en los primeros momentos, nos sentimos desconcertados e inermes, reclamando medios y ayuda a la Administración, para atender dignamente y proteger a las personas usuarias y profesionales. Hemos de reconocer que nuestras llamadas de auxilio han sido atendidas. Por tanto, vaya también nuestro reconocimiento agradecido a los responsables públicos y muy especialmente a nuestro Sistema de Salud Pública.